Secretos para una Salud Superior

SECRETOS PARA UNA SALUD SUPERIOR

TOMO I - TÉCNICAS NATURALES,

FÍSICAS Y ENERGÉTICAS

-1ª parte

 

ACUPUNTURA - Anna Planas Santamaría
ALIMENTACIÓN NATURAL - Tania Corpas Navas
ALIMENTACIÓN Y FILOSOFÍA MACROBIÓTICA - Rebeca Honrubia Solves
AROMATERAPIA - Gabriel Rex Martín.
BIOMAGNETISMO - Carlos Alberto G. Anfruns
BIOSINERGÍA EVOLUTIVA - Ofelia Gasque Andrés
CROMOTERAPIA - Rosa Mª Cortés Quirós
DIGITOPUNTURA - Ignasi Girau Puig-Serra
DRENAJE LINFÁTICO MANUAL - Montse Lumbreras Martínez
ESENCIAS DE LUZ - Emma Sibyl
FITOTERAPIA - Marta García Fuentes
FLORES DE BACH - Mª Ángeles Sayago Gordillo
KINESIOLOGÍA HOLÍSTICA - Roser Tordera Fondevila
MASAJE AYURVÉDICO - Gemma Herrero Sas
MEDICINA HOMEOPÁTICA - Manuela Cuevas Expósito
MEDICINA TRADICIONAL CHINA - José Miguel Moreno
NATUROPATÍA - Josep Masdeu Brufau

 

ACUPUNTURA

ANNA PLANAS SANTAMARIA

Consulta en Granollers y Barcelona. Telf. 609821621
E-mail: ashnaetria@yahoo.es web: www.espaideterapies.com
Graduada en Acupuntura por el Centro de Estudios de Naturopatía y Acupuntura de Barcelona (Cenac). Diplomada en Acupuntura por el Instituto Devi Clinic en Colombo, Sri Lanka. Trabajó y estudió en la Open Internacional University for Complementary Medicines, Colombo, Sri Lanka. Cursos de Postgrado de Acupuntura Neuro-anatòmica con Sona Tahan. Tratamiento para el dolor con Daniel Besmadjian, y seminario del Maestro Tung, entre otros. Diploma de Cromoterapia Holística. Reiki método Usui Shiki Ryoho. Habitualmente trabajo con acupuntura, aunque a veces aplico la cromoterapia en mis tratamientos. Siempre busco un enfoque holístico y trato los hábitos alimenticios de la persona desde el punto de vista de la dietética energética y de los 5 elementos. También puedo aconsejar la toma de fitoterapia china.
SECRETOS PARA UNA SALUD SUPERIOR

Según mis conocimientos y experiencia, las claves para conseguir una salud superior residen en cosas simples y naturales. Para ello, debemos acercarnos a la Naturaleza, pasando largos ratos en ella, viviéndola y disfrutando intensamente de su belleza y energía, sincronizándonos con sus ritmos, acercándonos a sus plantas y animales, comiendo sus frutos, y utilizándola como medicina. Somos hijos de la tierra y no podemos refugiarnos en un mundo paralelo sintético y abstracto, creado por el hombre y sus artificiales necesidades. Si queremos evitar algunos de los efectos dañinos a los que diariamente estamos expuestos, debemos evitar la prolongada exposición a los aparatos eléctricos, microondas, ordenadores, móviles, etc., ya que perturban directamente nuestro campo bioenergético, debilitándolo y estresándolo.

Es muy importante además, comer alimentos naturales no procesados y cuidar sus formas de cocción, para evitar la alteración de sus nutrientes y la pérdida de vitaminas. Los alimentos procesados y precocinados, especialmente si llevan aditivos, colorantes y conservantes, alimentos transgénicos, los congelados, azúcares, harinas refinadas y frituras, no deberían entrar en nuestra dieta habitual si queremos gozar de una buena salud. También debemos evitar el consumo de excitantes como el café, té, alcohol, drogas, fármacos que no sean absolutamente necesarios, y en la medida de lo posible, restringir el consumo de carnes y productos de origen animal, lácteos y embutidos. Por el contrario, es fundamental aumentar el consumo de frutas, verduras, frutos secos, legumbres, cereales integrales, ecológicos y de temporada.

Aprender a respirar profunda y relajadamente es otra clave fundamental, así como buscar la paz interior en nuestros pensamientos y acciones. Podemos utilizar la sabiduría de las culturas antiguas que nos han dejado un legado de conocimientos que hay que aprovechar. El yoga, tai-chi, qi-gong, ayurveda, la acupuntura o la meditación, entre otras, son excelentes técnicas que pueden ayudar a conseguir un estado de salud superior. La práctica habitual y moderada de deportes y ejercicio, es vital para mantener una buena salud física y mental.

Como consejo final, amar, divertirse, reír, bailar, generar pensamientos y sentimientos armoniosos. Hacer del Amor tu filosofía de vida, respetando y queriendo a todos los seres de la Tierra.

ACUPUNTURA

La acupuntura es una técnica de la medicina tradicional china, con una antigüedad de más de 4000 años, que utiliza agujas para regular la energía que circula por canales energéticos que existen en nuestro cuerpo. Parte de una filosofía naturista que busca el equilibrio entre el hombre y la Tierra, y que se desarrolló a través de métodos empíricos y de la atenta observación de las leyes y fenómenos que se dan entre el ser humano y la Naturaleza. Los antiguos sabios chinos decían que el hombre es parte de ella y que, para vivir en armonía, uno debe de entender sus leyes. De esta forma se consigue vivir de forma más longeva y con mayor vitalidad.

Estos sabios observaron que los principios que rigen la Naturaleza, empiezan en la división entre calor (Yang) y frío (Yin), semejante a luz y oscuridad, fuego y agua, sol y luna. Los símbolos del Yin y del Yang que confluyen entre ellos dentro del característico círculo del TAO, son muy conocidos en Occidente, y expresan la relación y el equilibrio permanente entre estas dos energías que integran y forman cualquier cosa o fenómeno de la Naturaleza.

Estas dos energías son creadoras de los 5 elementos que rigen en la Tierra: el agua alimenta a la madera, con la madera podemos hacer fuego, haciendo fuego ganamos más tierra para conrear, la tierra genera metales dentro de su capa, y los metales alimentan al agua, que les dan riqueza y mineralización… A partir de esta filosofía, desarrollaron la teoría de los 5 elementos, y de ella, surgieron los principios en los que se sustenta la medicina tradicional china, relacionándola con el cuerpo humano. Dotaron a cada elemento de un órgano, el fuego está relacionado con el corazón, ya que nos da impulso, calor. Si el corazón se para, el cuerpo se vuelve frío al instante. La energía del agua la relacionaron con la del riñón, y así en cada uno de los órganos hasta completar los 5 elementos. También realizaron una serie de interpretaciones sobre sus observaciones, que dieron forma a su medicina. Entre ellas destacan:

• Debe tratarse nuestro cuerpo como una unidad funcional, indivisible e interrelacionada en todas sus partes. La acupuntura siempre busca tratar la causa del desorden para poder así, mejorar la salud de la persona.

• Estamos formados por cuerpo, mente y espíritu, y por lo tanto, se tienen que sanar conjuntamente. Para poder trabajar simultáneamente en estos tres niveles, se utiliza la energía vital “Qi”. Todo nuestro organismo, nuestros órganos internos, nuestros músculos, incluso nuestros pensamientos, están dotados de esta energía vital.

• Las energías climatológicas externas también afectan a nuestro estado de salud.

En muchas ocasiones, a los antiguos médicos chinos no se les permitía ver a las mujeres, y solamente se les dejaba tomar su pulso. De ahí que desarrollaran un sofisticado medio de diagnóstico que va mucho más allá de la simple toma del pulso que se realiza en Occidente, ya que buscan variaciones cualitativas de tensión, vacío, regularidad, etc., en diferentes puntos y en tres niveles de profundidad. Esta técnica resulta muy útil para el acupuntor, pues le permite conocer el estado energético de los diferentes órganos de la persona, cuál es el meridiano afectado, y sabiendo así dónde tiene que estimular o sedar para equilibrar dichos órganos, y cuáles son los puntos a utilizar.

Además de la toma del pulso, los maestros desarrollaron técnicas de diagnóstico mediante la observación de ciertos signos que presenta el cuerpo de la persona. La barriga, el pelo, la cara, los ojos, la lengua y otras zonas, dan fiel información sobre su estado interno, ayudándose, además, de la sintomatología de la enfermedad y del estado general de la lengua, ya que según si la lengua tiene un color rojizo o pálido, tiene capa o no, esto también nos ayudara para saber del estado general de la persona. Cabe recordar que, en aquellos tiempos, no había forma alguna para saber acerca del paciente más que la información que el mismo cuerpo podía proporcionar.

La acupuntura permite equilibrar nuestra energía para reforzar nuestra salud y sanarnos, mediante la regulación de una red energética compuesta por canales llamados meridianos, que transcurren por el interior de nuestro cuerpo en forma de circuitos que conectan la parte superior con la inferior, y los órganos internos con los externos o la piel. Nuestros órganos internos son demasiado sensibles y no podríamos tratarlos directamente con una aguja, entonces utilizamos los meridianos o canales energéticos para llegar a ellos y dirigir la energía que emana de esa red y que circula por ella.

Cada uno de nosotros tenemos 14 meridianos principales, y luego están los meridianos secundarios y los curiosos, que entrelazan varios meridianos principales. En total disponemos de 64 meridianos y 361 puntos de acupuntura en los meridianos principales, aunque también existen puntos que están fuera de los meridianos y los puntos Ah-shi, que nos indican la localización exacta del dolor.

Actualmente, son muchos los estudios que demuestran que en algunas partes de nuestro cuerpo existen puntos de baja resistencia eléctrica debajo de la piel. Hay aparatos eléctricos que sirven para detectar los puntos de acupuntura. El profesor Robert O. Becker, del Upstate Medical Centre, en Siracusa, Nueva York, afirma que los canales parecen ser rutas de comunicación, y los puntos de acupuntura amplificadores de la energía que restauran las señales, haciéndolas más fuertes y manteniendo la información a larga distancia. Existen incluso, algunos estudios en los que se inyectaron isótopos radiactivos bajo la piel, y estos siguieron los meridianos energéticos, en vez de seguir las rutas nerviosas, el sistema sanguíneo o el linfático.

Se utilizan preferentemente agujas para operar en los puntos energéticos y meridianos, ya que el metal es un conductor, y también gracias a su diseño fino, el cual permite llegar al punto electromagnético sin dañar los tejidos. Antiguamente se utilizaban huesos, agujas hechas de bambú e incluso piedras para estimularlos, pero gracias al metal y a la cada vez más sofisticada tecnología, se ha perfeccionado el diseño para afinar más en la terapéutica. Actualmente, se trabaja con agujas de acero quirúrgico estériles, finas e indoloras.

Paralelamente a la regulación energética del Qi, con la aguja se consiguen efectos fisiológicos como por ejemplo, estresar una zona del cuerpo físico, de forma controlada y escogida en función del diagnóstico previo, provocando la generación de endorfinas y opiáceos naturales, aumentando así, el riego sanguíneo en la zona donde se ha introducido la aguja. De ese modo, se consigue generar esa sensación de relajación, paz y calma del dolor. Cabe recordar que en muchos hospitales chinos, se utiliza la acupuntura para anestesiar a pacientes sometidos a operaciones quirúrgicas, en lugar de utilizar anestesia.

A veces se utilizan puros o conos de moxa en lugar de agujas. Todo lo relacionado con la acupuntura depende de dos factores, frío y calor, de tal forma que la aguja es de naturaleza fría y la moxa, de calor. Cuando nos encontramos ante de un cuadro de frío interno, la moxa es muy adecuada porque pasa calor a través del punto. Al estar compuesta de Artemisa Vulgaris, ésta, además, aporta propiedades curativas propias. Se utiliza aplicando el calor directo al punto o colocando un trozo del puro en el mango de la aguja, de modo que el calor se dirige al interior del punto. Algunos acupuntores utilizan láseres para activar estos puntos, pero no siempre se consiguen los mismos efectos terapéuticos que con la moxa. En casos de dolor agudo, parálisis, incluso celulitis, se puede recurrir a la electroestimulación, la cual pasa corrientes eléctricas a muy baja frecuencia por los canales energéticos.

El número de sesiones (de hora y media la primera, y una hora las posteriores), dependerán de cómo responda la persona. Se aconseja de forma general, entre una a dos sesiones semanales durante las cuatro primeras semanas, aumentando la propia energía vital del solicitante. Luego se pasa a una sesión por semana hasta reducir los síntomas de la enfermedad. Una vez conseguido esto, se puede pasar a una sesión cada dos semanas, reduciéndose gradualmente el número de sesiones a una por mes, y luego a cada tres o cuatro meses, hasta finalizar con una o dos sesiones por año. No obstante, en China, incluso se pueden dar tratamientos diarios.

Desde 1979, la OMS reconoce que la acupuntura puede tratar de forma eficaz al menos 49 patologías, aunque esta lista se ha ampliado con los últimos descubrimientos médicos.

 

ALIMENTACIÓN NATURAL

TANIA CORPAS NAVAS

Consulta en Mataró y Granollers (Barcelona). E-mail: tania.corpas@gmail.com

Técnico Superior en Dietética. Conocimientos de Naturopatía. Mi trabajo consiste en enseñar a comer adecuadamente, nutriendo al organismo siguiendo pautas dietéticas y consejos basados en una alimentación natural y sencilla. Las dietas, individualizadas y adaptadas a los horarios, a la forma de vivir, a los gustos y sobre todo, a las necesidades y carencias nutricionales de cada persona, elaboradas y llevadas a cabo con sentido común y de manera responsable, permiten comprobar en el día a día cómo el cuerpo lo agradece, sintiendo más vitalidad, más salud y estando más a gusto consigo mismo/a.

SECRETOS PARA UNA SALUD SUPERIOR

Son tiempos rápidos. Muchos avances y demasiada publicidad han hecho que nuestra antigua sabiduría, instinto natural, equilibrio y sencillez a la hora de comer, se haya transformado en un desastroso momento del día en lo que a las consecuencias para nuestra salud se refiere. Hemos permitido que la industria y el marketing piensen por nosotros, y nos dejamos llevar por ellos. La contaminación ambiental, el tratamiento químico y refinado de muchos alimentos, y hábitos alimenticios erróneos e insanos, provocan acumulaciones de toxinas en nuestro organismo que favorecen el aumento de enfermedades metabólicas, crónicas y degenerativas. Nos hemos convertido en una sociedad “avanzada”, pero con cada vez mayor número de trastornos y enfermedades.

Las claves para resolver el problema pasan por valorar y respetar todo el trabajo que tiene que hacer nuestro organismo con cada alimento. Podemos comprobar por nosotros mismos la sensación de bienestar físico y psicológico que puede comportar alimentarse de forma sana y equilibrada. Debemos prestar más atención a la procedencia de nuestros alimentos, intentando comprender lo importante que es el tipo de alimento con el que damos de comer a cada célula de nuestro organismo. Hipócrates, el “padre” de la medicina, decía “que tu comida sea tu mejor medicina”. La alimentación es el hábito que más influye en nuestra salud; pues nuestro organismo incorpora, transforma y utiliza los nutrientes de los alimentos, obteniendo la energía que necesitamos para funcionar y crecer, autorregularnos, estar sanos y activos.

Obsesionarse por el cuerpo, el ejercicio o la dieta es malo. Cualquier exceso lo es, por ello, el sedentarismo resulta nocivo, igual que puede serlo el exceso de ejercicio. Si combinamos una alimentación sana con ejercicio físico moderado y realizado de forma regular, adaptado a cada uno, nuestra sangre fluirá mejor, aumentará la capacidad pulmonar y el rendimiento muscular, nuestras células funcionarán también mejor, nuestro organismo se desintoxicará más fácilmente, nos sentiremos más activos y descansaremos mejor.

Si a todo esto le añadimos gozar de un buen entorno social, obtendremos las claves para mantener en forma la maquinaria de nuestro cuerpo el máximo número de años, aumentando su rendimiento y bienestar físico y mental. Podemos prevenir y evitar enfermedades, vernos y sentirnos mejor, encontrar el equilibrio y conseguir aumentar la calidad de vida y la salud a corto y largo plazo.

 ALIMENTACIÓN NATURAL

Comemos por necesidad y para saciar la sensación de hambre, pero también para gozar de la comida, compartir ese pequeño tiempo con nuestros seres queridos, y para calmar la ansiedad sin ser, muchas veces, conscientes de que con cada bocado estamos alimentando las miles y miles de células que forman nuestro cuerpo, nuestros tejidos, nuestro organismo, y que cuando nuestras células son alimentadas incorrectamente, enfermamos.

Esta relación entre enfermedad y hábitos alimenticios se hace evidente en los tratamientos dietéticos, ya que una dieta adecuada y bien determinada pasa a ser un factor elemental para recuperar el equilibrio en nuestra salud. Pero como es mejor prevenir que curar, hemos de alimentarnos de forma sana y equilibrada para evitar la aparición de enfermedades cuando aún estamos a tiempo. El acto de comer es educable, y por consiguiente, también es reeducable y/o mejorable.

Por lo tanto, el requisito fundamental es saber reconocer un alimento de calidad, que nos sea útil y beneficioso, que nuestro cuerpo necesite y pueda aprovechar positivamente. En la actualidad, los supermercados ofrecen una gran variedad de productos y precios. Han conseguido que pasemos a tener en cuenta valores secundarios del producto (como el precio o la marca) y dejemos de fijarnos en los factores que realmente deberían influir en nuestra compra, como cuál es su procedencia, cómo está elaborado, los nutrientes que contiene, la posible existencia de sustancias nocivas y si puede o no desequilibrar el buen funcionamiento de nuestras células, favoreciendo la aparición de síntomas patológicos más o menos complejos, a los cuales buscaremos un responsable sin darnos cuenta que el principal culpable es el producto con el cual nos estamos intentando “alimentar”. Muchos de estos productos elaborados industrialmente, no nos alimentan adecuada y sanamente. Pueden incluso favorecer la desnutrición o carencia, como por ejemplo la bollería industrial, precocinados con excesivos aditivos, grasas hidrolizadas, alimentos desnaturalizados y en general, refinados, o incluso procesados genéticamente y con sustancias químicas añadidas que antes no existían, siendo productos que nuestros genes y organismo no están acostumbrados, provocando que nuestras células, engañadas, enfermen, sintiéndonos gradualmente con más ansiedad y menos energía y salud.

Son productos que organolépticamente nos dan una sensación muy agradable al mirarlos, olerlos, metérnoslos en la boca, saborearlos y masticarlos. Esta sensación es falsa ya que una vez nos lo tragamos, nuestro cuerpo reacciona negativamente, pudiendo dar señales de malestar general e hinchazón, o convirtiéndose en una falsa sensación de bienestar, exagerada somnolencia postprandial, calmando nuestra ansiedad, pero promoviendo un círculo vicioso en el que se puede mezclar sensaciones de arrepentimiento y frustración, que provocan querer seguir comiendo más, para mantener la sensación de “felicidad”.

Pero el peligro no está sólo con este tipo de alimentos, sino que también algunos alimentos aparentemente inofensivos como las frutas y las verduras se les añade una gran cantidad de productos químicos para manipular el proceso de crecimiento, por ejemplo, para que nazcan con más color, en épocas del año que no les son propias, etc. Esto provoca que dicho alimento tenga un mínimo poder nutritivo, una gran cantidad de agua, haciendo así que tengamos que comer el doble para conseguir las mismas vitaminas, minerales y energía, y además, contienen una gran cantidad de tóxicos que no se pueden quitar ni lavándolos ni pelando su piel externa, y que se acumulan en nuestro organismo, dañando lenta y silenciosamente nuestros órganos vitales. Por no mencionar el daño que causan además, muchos de estos productos químicos a la tierra, destrozándola y convirtiendo una tierra viva en una tierra inerte, sin movimiento, sin energía ni animales que puedan vivir en ella, sin plantas que puedan nacer, haciendo de nuestro hábitat un lugar desierto y sin vida.

Al ingerir estos alimentos cargados de tóxicos, almacenamos en nuestro organismo un cúmulo de desechos que ocasionan una disminución de la vitalidad y de la salud, aumentando el riesgo de enfermedades crónicas y degenerativas ligadas a la mala alimentación. El aumento de cardiopatías, obesidad, diabetes, infecciones, osteoporosis, alteraciones nerviosas, estreñimiento, enfermedades renales, degenerativas, cáncer, hipertensión, alergias alimentarias… son el reflejo de este problema, el cual se reduciría si fuésemos conscientes de la importancia de una buena alimentación.

Como respuesta a esta situación está retornando lo tradicional, utilizando racionalmente la sabiduría natural y los conocimientos científicos que se han ido adquiriendo generación tras generación. Estásurgiendo la agricultura y la ganadería ecológica, las cuales producen alimentos de forma sostenible y respetuosa con el medio ambiente, sin utilizar insecticidas ni fertilizantes químicos. Son alimentos naturales con garantía de control, de sabor, de salud y de la máxima calidad, que por su elevado valor nutricional, tienen más del doble de nutrientes que un alimento comercial refinado, provocando más vitalidad, mayor claridad mental y resistencia a infecciones y enfermedades. Por lo tanto, la mejor dieta para la salud personal y medioambiental está basada en los productos tradicionales, biológicos, frescos, cocinados debidamente, así como las frutas y hortalizas de temporada y locales.

Una alimentación sana y equilibrada no es ni más ni menos que una dieta variada pero sin excesos, a partir de alimentos de alta calidad, frescos, de la temporada, naturales, y que se complementen entre ellos para aprovechar mejor sus nutrientes, al tiempo que evitar carencias y desnutrición, picos de glucemia y sus consecuencias (como la ansiedad), donde incluimos un cocinado sencillo, sin muchas grasas pero todas de buena calidad, variando entre alimentos y, entre estos, entre proteínas, hidratos de carbonos (azúcares), grasas, minerales y vitaminas, las cuales son esenciales para nuestro organismo, ya que este no los fabrica por sí mismo (o lo hace en cantidades escasas). No obstante, se considera que, en general, lo ideal es hacer cinco comidas al día, variando todos los nutrientes en proporciones adecuadas, según las necesidades nutricionales de cada persona, y sin olvidarnos de tener una buena hidratación con agua de baja mineralización.

Es muy beneficioso sustituir una parte de las excesivas proteínas que puede aportar el abuso de cierto tipo de carne, por otras que procedan de legumbres y cereales, dando preferencia al pescado sobre la carne, aunque prescindiendo en lo posible de grasas animales y artificiales (grasas trans o hidrogenadas), para así dar paso a las verduras, frutas y productos integrales. Sin olvidarnos de los germinados y la semillas, que ayudan a prevenir ausencias carenciales a causa de una mala alimentación.

Respetar el tiempo de nacimiento de los alimentos va más allá de tener la prioridad de comerlo durante todo el año, ya que, el consumo de los alimentos de cada estación tiene más ventajas, como menor precio y mejor calidad, con todo su sabor, olor y textura, destacando su frescor y sacándole mayor partido a sus propiedades. La Naturaleza es sabia y nos da cada alimento cuando nuestro cuerpo más lo necesita, como por ejemplo, las frutas y verduras del verano, contienen una gran cantidad de agua para refrescarnos e hidratarnos, las del otoño e invierno, como los cítricos, con grandes cantidades de vitamina C para aumentar el sistema inmune, y las de primavera, gracias a su variedad de colores, nos aportan muchas otras vitaminas, ayudando a nuestro cuerpo a depurarse.

Debemos aprender a escuchar a nuestro cuerpo, él nos dirá lo que necesita en cada momento. Sin embargo, al realizar una dieta, es importante individualizarla para cada paciente, y en casos de sobrepeso u obesidad, debemos evitar las llamadas “dietas rápidas” que aseguran la pérdida de peso con gran rapidez, y lo único que hacen es poner en riesgo a todo el organismo.

También hay que tener en cuenta la manera de comer. Es fundamental. Hay que hacerlo en un ambiente relajado. Es imprescindible masticar conscientemente cada trozo de alimento que nos introducimos en la boca hasta que se deshaga complemente y pase al estómago, triturado y mezclado con las enzimas salivares. Con las prisas, impaciencia, ansiedad o descontrol, este paso nos lo olvidamos, engullendo en vez de comer, dejando para el estómago, intestinos y jugos gástricos todo el trabajo, propiciando la aparición de problemas como taponamiento, flatulencias, gastritis e incluso obesidad.

Estas recomendaciones son válidas para orientar un comienzo hacia un aumento de la calidad de vida, pero es muy recomendable visitar a un dietista para que asesore particularmente cada caso, garantizando el éxito a largo plazo.

 

ALIMENTACIÓN Y FILOSOFÍA MACROBIÓTICA

REBECA HONRUBIA SOLVES

La Garriga (Barcelona) El Passeig, 127 casa f1 – C.P. 08530 Telf. 618544242 Web: www.cocinaterapeutica.com
Soy asesora nutricional y chef de cocina macrobiótica. Doy clases de dietética energética y cocina natural e imparto charlas y conferencias en varias escuelas y centros dedicados a la salud y el bienestar. Asesoro mediante consulta personal, sobre cómo conseguir alimentarnos de una forma más consciente, equilibrada y sostenible, para lograr armonía con nosotros mismos y el entorno que nos rodea.


SECRETOS PARA UNA SALUD SUPERIOR


Si te levantas cada mañana lleno de energía y entusiasmo por la vida, si tus pensamientos son armónicos y equilibrados y nunca te hablan negativamente de ti mismo o de los demás, si siempre tienes una sonrisa que ofrecer, si escuchas tu voz interior, esa a la que muchas veces llamamos intuición, y sientes la fuerza y voluntad para seguirla y convertirla en tu brújula interior… ¡Enhorabuena! Has alcanzado el estado de salud superior que te liberará de cuanto nos encadena esta sociedad de consumo, que nos ha convertido en seres dependientes a la consulta de un doctor, o a la necesidad de demanda de consejo continuado de cualquier experto sobre la eterna pregunta: “¿Qué es lo que me pasa?”.

La respuesta debemos buscarla en el aislamiento del ser humano con respecto a la Naturaleza, la negación de nuestro instinto natural. Hemos puesto tanta energía en nuestro desarrollo intelectual y científico, en progresar económicamente, en convertirnos “en alguien”, que hemos ido sacrificando la parte más importante de nuestra vida, nuestra salud. Pero no es tarde. Realmente nunca lo es. Siempre tenemos la oportunidad de quitarnos la venda de los ojos y dar un vistazo, sin autoengaños, a cómo nos sentimos con nosotros mismos. ¿Nos sentimos tristes, apáticos y sin energía, a punto casi de caer en una depresión? O por el contrario, ¿nos sentimos tensos, estresados, exigiéndonos mucho a nosotros mismos y a los demás, teniendo la sensación interna de estar a punto de estallar?, ¿nos sobra peso o nos falta?, ¿tenemos buenas digestiones?, ¿apetito por la vida? En pocas palabras, ¿nos encontramos al 100% de nuestras posibilidades o muy por debajo de ellas?

Sea cual sea el porcentaje, debemos hacer una elección y aquí me dirijo directamente a tu propia conciencia. ¿Quieres responsabilizarte de tu salud?, ¿llegar hasta el final de ese “asunto” que llevas arrastrando durante años? ¿Estás dispuesto/a a cambiar esa parte de tu persona que no te permite evolucionar en el camino hacia la conquista de tu salud superior? Si la respuesta es sí, ¡BIENVIENIDO/A!

A lo largo de esta lectura descubrirás una herramienta efectiva y muy poderosa para alcanzar el estado que tanto ansías y que te mereces por el simple hecho de haber nacido.

MACROBIÓTICA

Si queremos alcanzar una salud superior, debemos comenzar prestando atención a las necesidades de nuestro cuerpo físico, la parte más densa y material que nos forma. La salud de nuestro cuerpo, no sólo depende de la ingesta de un ”combustible” correcto, como ha estudiado con fervor la ciencia de la nutrición occidental a lo largo de sus 300 años de vida, sino que también es importante la actividad física o la salubridad del medio en el que se desenvuelve el ser humano sujeto a estudio.

Es importante una visión menos parcial y más global para acercarnos a la verdad, y conseguir que nuestra alimentación de cada día resulte eficaz para alcanzar un estado de salud superior a todos los niveles. Por eso, el objetivo de este artículo no es separar puntos de vista, sino unirlos para hacer crecer así nuestro entendimiento.

Si unimos la visión occidental, que nos habla de la necesidad de cantidades específicas de carbohidratos, vitaminas, etc., con la visión oriental, que estudia las cualidades del alimento y su efecto energético, observando al hombre de manera holística, conseguiremos unir nuestro hemisferio cerebral izquierdo con el derecho, enriqueciendo los dos puntos de vista por igual y adquiriendo una visión más completa.

La personalidad de los alimentos y su efecto energético lo estudia la macrobiótica, que es una forma de alimentación y filosofía de vida con más de 5000 años de antigüedad. Llegó a Occidente de la mano del erudito japonés George Oshawa. La manera de ver la alimentación por parte de la macrobiótica es absolutamente trascendental a la hora de embarcarnos en la conquista de una salud superior. Al adquirir consciencia real del efecto tanto físico como emocional y mental que genera uno u otro alimento, el hombre se vuelve más consciente y responsable, respecto a lo que decide llevarse a su boca o dar a su familia.

Para adquirir esta consciencia y responsabilidad para con uno mismo, la macrobiótica nos enseña a descubrir las necesidades energéticas que se esconden detrás de nuestra constitución y condición personal, a través del estudio energético de nuestras características personales (tamaño de los huesos, forma de la mandíbula, coloración de la piel, emociones más frecuentes, vibración mental, etc.), y de esta manera, determinar cuál es nuestra alimentación ideal. En resumen, estudia el alimento, al individuo y a la interacción de estos dos con el entorno siempre cambiante que le rodea. No será la misma dieta la de un esquimal que la de un caribeño, ya que sus necesidades tanto de energía como de nutrientes, serán muy distintas.

Para clasificar todas estas características y fenómenos, la macrobiótica utiliza dos herramientas llamadas Yin y Yang (no te asustes ante los conceptos nuevos que “suenan a chino”). Yin y Yang tan sólo son las maneras de definir las energías opuestas y complementarias que rigen todos los fenómenos de nuestra vida como el frío y el calor, la noche y el día, la luz y la oscuridad, la flexibilidad y la rigidez, la tristeza y la euforia, etc.

Llevando los conceptos del Yin y Yang al ámbito de los alimentos, a los que generan síntomas de frío interior, micciones frecuentes, tendencia a la diarrea, a la pasividad, desmineralización de los huesos, picos en la glucosa sanguínea y emociones de deficiencia como la preocupación excesiva, la tristeza o el miedo, los llama alimentos Yin que son: los alcoholes y las demás drogas, los azúcares de todo tipo (en ellos se incluyen el azúcar moreno integral, la fructosa y los edulcorantes artificiales, pues estamos hablando de energía, no de kilocalorías), los lácteos blandos como la leche y los yogures, también el kéfir (aunque tengan grandes cantidades de calcio, su ingesta provoca un medio interno que no facilita la absorción de este nutriente), las especies que generan gran dispersión mental y fuerte salida de energía hacia fuera (por eso provocan gran sudoración), las hierbas aromáticas, las frutas tropicales y algunas de nuestro país, como el plátano o los higos (muy expansivas por su gran contenido en azúcares), y por último las verduras solanáceas, tan utilizadas en nuestra dieta occidental: los pimientos, los tomates, las patatas y las berenjenas. Muy ricas en solanina, que desmineraliza nuestra sangre y ataca directamente a la salud de nuestros huesos.

En el “otro bando”, nos encontramos con los alimentos de efectos completamente distintos: calor interior, bloqueo de los órganos internos, energías que generan acumulación creando problemas de obesidad y sobrepeso y dando lugar a emociones como la ira, el resentimiento, la necesidad de control o la soberbia. Todo esto lo crea los alimentos llamados por la macrobiótica “extremos Yang” y son: la carne de todo tipo (fiambres y pollo incluido y no te olvides que ¡el jamón es carne!), las horneados de harina, los huevos, los quesos curados, los condimentos salados y la sal. Aparte de lo mencionado, su consumo exagerado (el que se hace en nuestros días), lleva a nuestro cuerpo a buscar el equilibrio, lanzándonos a consumir sus antagónicos y complementarios. Por eso, la pareja ideal del queso es el vino y la carne siempre va acompañada de patatas, escalivada o ensalada cruda. TODOS LOS EXTREMOS QUE BUSCAN SUS COMPLEMENTARIOS, ¡TAMBIÉN SON EXTREMOS!

Llegados a este punto quizás irónicamente pienses: “Bueno, lo he comprendido, a partir de ahora intentaré siempre equilibrar mi ración diaria de carne o queso con una buena copa de vino o pastel…”, pero si logramos comprender la trascendencia de los síntomas extremos que provocan (de los que se derivan la mayoría de enfermedades de nuestros días), quizás tu pensamiento sea: “¡OK! Lo he entendido, pero entonces… ¿qué voy a comer ahora?”.

Los alimentos que crea la dieta macrobiótica estándar son los alimentos considerados de energía neutra, que generan equilibrio y serenidad interior, para así alcanzar la salud superior y mantenerla. Estos alimentos son: los cereales integrales (dando prioridad siempre a los de grano entero como el mijo, el arroz o el trigo sarraceno), las legumbres, ya que junto a los cereales forman proteína completa, traduciéndose en no necesitar comer tanta proteína animal para sobrevivir y estar sanos (más bien todo lo contrario), un poco de pescado, generalmente blanco y salvaje, las semillas y los frutos secos por tener ácidos grasos esenciales, las desconocidas algas, nuestras verduras del mar llenas de oligoelementos y minerales que enriquecen nuestra dieta y sustituyen a los lácteos, las verduras y las frutas de la estación, y a ser posible, ecológicas, por estar cargadas de frescor, clorofila, vitaminas y minerales, como la zanahoria, el brócoli, las coles, los germinados, los nabos o las chirivías (buenísimas no sólo dando sabor a nuestros caldos, razón por la que es importante aprender a cocinarlas de manera suculenta).

El uso correcto del fuego y el agua, del aceite y la sal, pueden cambiar drásticamente la energía de un alimento. El estudio de los secretos de la cocina macrobiótica es apasionante y logra convertir al simple cocinero en algo más que un hombre o una mujer que ponen en nuestro plato alimentos para satisfacer nuestro paladar. Nos convierte en algo más grande, en alquimistas para nuestra salud. Por ejemplo, si para nuestro tipo energético es interesante que tomemos frutas como la manzana, pero nos sentimos débiles y con frío, la cocinaremos (el fuego es yang) con agua y una pizca de sal (otro factor yang que la equilibra). Si somos una persona robusta con calor interior y sentimos enfado o ira, quizás no nos apetezca un plato cocinado al horno (más yang) y en cambio, una buena ensalada cruda o prensada nos enfriará y relajará nuestra condición extrema. Si estamos tristes o dispersos, un buen estofado o guiso al estilo de nuestra abuela, hecho con tiempo y dedicación, nos generará energía de calor interior y veremos ante nuestra mirada de sorpresa, que la tristeza se disipa.

¡Ánimo! Embárcate en “la aventura macrobiótica” y dedica un tiempo al estudio de la alquimia de los alimentos y a aprender a cocinarlos de manera saludable. Te esperan estados de consciencia y bienestar insospechados, al son del divertido crepitar de unas verduras salteadas. ¡Larga y feliz vida para ti y para todos!

 

AROMATERAPIA

GABRIEL REX MARTÍN

Consulta en Barcelona. Director de TRIACA, C/ Aragó 303
E-mail: info@aromactif.com Web: www.aromactif.com
Licenciado en Farmacia, Aromatólogo, Fitoaromaterapeuta, Profesor HeilPraktiker de Naturopatía. Presidente de ARIDMENA (Asociación para la Investigación y Divulgación de las Medicinas Naturales).
SECRETOS PARA UNA SALUD SUPERIOR

Se dice que la salud es un estado de bienestar idóneo en ausencia de síntomas, temporal y preocupante. A pesar de estar siempre sometidos al riesgo de padecer una enfermedad o un malestar, aunque sea leve, y de que la sociedad y el modo de vida actuales no ayudan mucho a reducir riesgos, nosotros seguimos siendo una parte importante en la promoción de nuestra propia salud.

Actualmente, ha quedado fuera de toda discusión, el hecho de que la enfermedad pueda tener tanto un origen físico-químico, como mental o emocional. Pero a pesar de la gran dificultad que ello implica, somos muchos los diferentes profesionales de la salud que seguimos empeñados en querer abarcar la complejidad de una enfermedad en su totalidad.

Creo que lo que se debe buscar, no es “un estado de salud superior” sino el equilibrio, en todos los niveles y ámbitos de la vida, pero no un equilibrio de manual, sino nuestro propio equilibrio, único e intransferible. Por eso, el profesional de la salud debe buscar y adecuar a cada paciente el tratamiento idóneo para que consiga su equilibrio.

Si estamos de acuerdo en que el trastorno o la enfermedad puede estar causada, y/o agravada, por factores físicos, mentales y emocionales, la terapéutica exige respuestas físicas, mentales y emocionales, y a cada uno de estos niveles, la respuesta debe ser proporcional y sobre todo, personalizada.

AROMATERAPIA

La aromaterapia no es una técnica, ni tiene inventor, y su aplicación se pierde en la memoria de los tiempos. Es un arte, una tradición, una práctica, pero por encima de todo es la ciencia que estudia la aplicación terapéutica y para el bienestar, de esencias y aceites esenciales (AE), es decir, la aplicación de esas substancias volátiles y aromáticas que sintetizan las plantas, a nuestros sentidos.

Sin duda, lo peor de la aromaterapia es su propio nombre. Efectivamente, la denominación aromaterapia, atribuida al químico francés Gattefossé, induce inevitablemente al error, y mucha gente cree que se trata solamente de “oler” y “curarse”. Como podrán comprobar, la aromaterapia es bastante más.

Todas las culturas y civilizaciones han utilizado y utilizan en la actualidad estas fracciones aromáticas que crean las plantas, y que nosotros denominamos esencias o aceites esenciales. Las medicinas china y ayurvédica, Egipto, o la tradición judeo-cristiana, han usado AE. En la misma Biblia, Dios ofrece una fórmula con aceites esenciales a Moisés. La palabra Mesías significa “el ungido con aceites”, y el niño Jesús, es obsequiado por los reyes magos con oro y dos resinas aromáticas, incienso y mirra.

Con el transcurrir de la historia, el uso de los AE aumenta, se han perfeccionado los métodos de obtención, permitiendo obtener aceites más concentrados y puros, y se van ampliando sus campos de uso, medicina, religión y liturgia, perfumería, cosmética, alimentación, etc. Además, se van comprobando científicamente sus propiedades a diferentes niveles.

Incluso Hahnemann, padre de la homeopatía, contribuyó a aumentar su fama al recomendar la administración de AE de clavo a dosis altas, durante la epidemia de peste bubónica en su Suiza natal, evitando una gran cantidad de muertes.

Pero la aromaterapia moderna nace a principios del siglo XX. R.M. Gattefossé, ingeniero y químico, fue víctima de una explosión en su laboratorio, resultando con graves quemaduras. Fue tratado de acuerdo a los medios oficiales de la medicina de la época, pero sus heridas se gangrenaron. Desesperado y encaminado hacia una muerte inminente, mandó retirar las vendas y ser tratado con aceite esencial de lavanda que él mismo obtenía por destilación. Los resultados fueron impresionantes y terminaron de confirmar su intuición acerca de la actividad antiséptica y curativa de los AE. A partir de aquel momento, consagró el resto de su vida al estudio de la actividad terapéutica de los AE, llamando a este tipo de terapia: aromaterapia.

En los años 50, M. Maury, bioquímica austríaca, descubrió las propiedades antioxidantes de muchos AE, aprovechando la total absorción que presentan en la piel humana, para convertirse en la pionera del “antiaging”. Sus tratamientos antienvejecimiento son un hito en la cosmética moderna.

Hoy en día, la aromaterapia está muy extendida. La aplicación de algunos AE en muchos países es básica para el ejercicio terapéutico. En Francia ha sido incluso, reembolsada por la Seguridad Social. En la práctica totalidad de los productos de higiene dental se utilizan AE, en medicamentos, en masaje, en alimentación… Aunque todavía queda mucho por entender, investigar y aplicar, la aromaterapia es una terapia de futuro.

¿Cómo se obtienen los aceites esenciales?

Se obtienen por diversos métodos dependiendo de la parte de la planta de la que queramos extraerlos, así como de otros factores. El más importante es la destilación por arrastre de vapor de agua. En el caso de la piel de los cítricos, se realiza por expresión directa, y en algunas flores, por un proceso meticuloso y artesanal llamado “enfleurage”.

Sea cual sea el proceso, el resultado final es una sustancia pura, natural, concentrada, con una alta concentración de principios activos y con una carga electromagnética únicas. Es una sustancia viva con entidad propia.

El número de AE que existen es elevadísimo. Se calcula que puede haber unas 80.000 plantas aromáticas en la Tierra, y de cada una de ellas podemos obtener uno o más aceites esenciales distintos, teniendo en cuenta si se obtiene de una parte de la planta o de otra. Su potencial es, por tanto, enorme. Hoy en día, se ha encontrado actividad terapéutica científicamente demostrada, en más de 3.000 AE. Un buen aromatólogo puede trabajar con garantías de éxito con unos 50.

¿Cómo actúan los aceites esenciales?

Los AE están compuestos de moléculas activas que se complementan entre sí. Se encargan de funciones específicas, y son precursores, en multitud de procesos bioquímicos de nuestro cuerpo. Su actividad química-farmacológica está demostrada científicamente, y prueba de ello es que los aceites esenciales forman parte de multitud de medicamentos en nuestras farmacias, pues presentan todo un amplio abanico de actividades farmacológicas: propiedades antiinflamatorias, anticancerígenas, analgésicas, antibacterianas, antivirales, antimicóticas, relajantes, antidepresivas, ansiolíticas, antiespasmódicas, balsámicas, cicatrizantes y regenerantes de la piel, etc., y por supuesto, antioxidantes.

En los años 50 y 60, los estudios del ingeniero francés L.C. Vincent demostraron la actividad electromagnética de los AE, abriendo un nuevo campo de estudio terapéutico: los aceites son energía que puede interactuar con nuestro cuerpo, pudiendo clasificarlos en positivizantes y negativizantes, y aplicarlos en nuestro cuerpo en función de nuestra necesidad energética.

Por otro lado, los aceites esenciales son agentes informacionales. Las plantas sintetizan esencias para atraer insectos o para informar a sus congéneres. Así pues, los AE son códigos que interactúan directamente con nuestro campo emocional, y que pueden ayudarnos a liberar bloqueos emocionales.

Por tanto, los aceites esenciales probablemente son las únicas herramientas que nos da la Naturaleza que actúan a 3 niveles, químico, energético y emocional. Esta capacidad de los AE es la llamada “Terna Aromática”.

¿Cómo se aplican?

Siempre digo a mis alumnos que la primera consideración que debemos tener es la de precaución. Efectivamente, la potencia de los AE es extraordinaria, al igual que su eficacia, por tanto, algunos de ellos pueden presentar toxicidad, causar irritación o presentar contraindicaciones (al igual que cualquier otra sustancia activa). La segunda consideración debe ser conocimiento. Cuanto mejor conozcamos sus propiedades, mejor podremos trabajar con ellos.

Los AE pueden aplicarse por cualquier vía excepto inyectados, recomendándose utilizarlos siempre diluidos en aceites vegetales u otras bases. Pueden aplicarse en masaje, en perfusión aromática, en difusión atmosférica para ser inhalados (los tradicionales vahos de hojas de eucalyptus son aromaterapia pura), o ingeridos, extremando las precauciones con la dosis. De hecho los ingerimos cada día: cuando nos tomamos una infusión, lo que recogemos es una pequeña fracción aromática en el agua, o cuando tomamos un caramelo de menta, estamos ingiriendo su AE.

De todas maneras, el uso de AE debe hacerse bajo un profundo conocimiento o poniéndonos en manos de un aromaterapeuta de confianza. Asimismo, los aceites que debemos utilizar deben ser puros, 100% naturales, deben ser quimiotipados y estandarizados, y debemos conocer exactamente la planta de la que se ha extraído y su procedencia geográfica. Las esencias sintéticas pueden mimetizar alguna actividad química de la esencia natural pero no tendrán ninguna propiedad energética ni emocional.

Mi formación académica y científica, así como la pasión que he ido adquiriendo por los AE, han hecho que muchos profesionales, médicos y terapeutas de muchos ámbitos y especialidades, cuenten con mi asesoramiento para cualquier tratamiento alternativo a base de AE. La aromaterapia que desarrollo, la llamo “Aromaterapia Aplicada”, que es una forma de aplicar los AE intentando aprovechar su actividad a sus 3 niveles, y que su elección encaje perfectamente con el cuadro sintomático completo del paciente.

La aromaterapia exige pocas dosis de fe, pues existen decenas de miles de estudios clínicos y científicos publicados que demuestran la actividad terapéutica de los aceites esenciales. La casuística clínica verifica esta eficacia, y mi experiencia y trabajo diario, no hacen más que ratificarla. Pero ciertamente, este extraordinario potencial terapéutico que significan los AE, no pueden ser tratados con frivolidad, sino con rigor y profesionalidad.

 

BIOMAGNETISMO

CARLOS ALBERTO G. ANFRUNS

Consulta en Barcelona y en México.
E-mail: cgbiomag@gmail.com Blog: www.biomagneta.blogspot.com
Terapeuta en Biomagnetismo (Colegio Mexicano de Biomagnetismo AC). Alumno del Dr. Isaac Goiz Durán (promoción 2005, México, DF). Profesor en Heilpraktiker Institut (Barcelona).
SECRETOS PARA UNA SALUD SUPERIOR

Creo recordar que un adagio chino cuenta que cuando un forastero preguntó por un médico local, los lugareños le dijeron: “Sí, es muy buen médico. No tiene ningún paciente”... Yo pienso que éste es el ejemplo a seguir. No se trata tanto de acaparar “pacientes” (no me gusta la palabra, prefiero decir “consultantes”), ni incluso de hacerse un nombre o crearse fama, sino de actuar con consciencia plena de lo que se está haciendo, que es nada y es todo a la vez.

Creo que la única manera de sanar y sanarse uno mismo es aceptar que no existe doble juego y que todos somos un mismo principio: sin jerarquías y sin nombres, ya que todos pertenecemos a una misma UNICIDAD. Esa es la manera de “crear-se” SALUD..., una manera positiva de empezar a tomar consciencia, y una de las claves que, a mi modesto entender, puede ayudar a conseguir una salud global. Y dado que uno de los objetivos de este libro es la exposición de técnicas terapéuticas que ayuden precisamente a captar este principio de salud global, les hablaré de la técnica que a mí me compete: Biomagnetismo o la teoría del Par Biomagnético.

BIOMAGNETISMO
(Teoría y práctica del “Par Biomagnético”)

El creador de esta técnica es el doctor mexicano Isaac Goiz Durán. Fue más o menos a mitad de los años ochenta, cuando al asistir a un taller de magnetismo simple, “intuyó” una serie de principios curativos que rebasarían con mucho lo que es la magnetoterapia (de hecho, poco o casi nada tiene que ver el biomagnetismo con la magnetoterapia).

¿Qué es en esencia el Biomagnetismo o Par Biomagnético?

Es la aplicación de imanes al cuerpo para restaurar su equilibrio mediante el impacto de cargas de distinto signo u opuestas. Intentaré explicarlo: El cuerpo humano es aproximadamente un 90 por ciento de agua. En esta solución acuosa, actúa el principio del pH, que es la concentración de iones de hidrógeno en este medio. La medida del pH es la que nos determina la posible acidez o alcalinidad de nuestro cuerpo. Entonces, en un estado neutro, el pH que tendremos será de más o menos siete. Esta medida es la que comprende el NEN (Nivel Energético Normal). Situados en este límite, el cuerpo no puede generar agentes que perturben la salud, dado que los mismos, llámense virus, bacterias, hongos o parásitos, no hallan su medio adecuado para reproducirse ni para generar síntomas. Es, precísamente, en la acidez o alcalinidad detectada, cuando estos agentes sí encuentran su lugar óptimo para producir las diferentes patologías.

Cuando nos encontramos enfermos, cuando tenemos síntomas, cuando nos diagnostican alguna perturbación, muy probablemente nos encontramos en un nivel ácido o alcalino que rebasa el mencionado NEN. La función de los imanes es la de regular y neutralizar estos estados patológicos y reconducirlos, mediante el impacto de cargas, al estado neutral y de salud originaria.

Está comprobado mediante esta técnica, que los diferentes virus que alteran nuestro ADN, nuestra salud, poseen carga positiva, mientras que las bacterias tienen carga negativa. ¿Por qué esto es así? En un medio ácido, donde existe un exceso de iones de hidrógeno, la materia tiende a cristalizarse y a acortarse, degenera y, finalmente hay una disfunción orgánica (patología). Todos estos fenómenos ocurren en presencia de los virus. Por otro lado, en un medio exageradamente alcalino, la materia orgánica se distiende, actúan los parásitos, y finalmente también hay degeneración (patología). Todo ello en presencia de bacterias.

¿Cómo actúan los imanes en el cuerpo?

Llegados a la conclusión de que los diferentes virus poseen, por su ubicación, carga positiva, y las bacterias carga negativa, se trata de impactar con los imanes en los diferentes lugares anatómicos preestablecidos, para así “atraer” -con cargas opuestas- la polaridad de los mismos “hacia afuera” y, de esta manera, neutralizar y anular sus potenciales patológicos. Actuando de esta forma, en el caso de los virus quedará anulada su información genética y, en el caso de las bacterias, su capacidad patógena.

Generalmente, impactamos con el polo negativo del imán la supuesta carga positiva del virus localizado, y viceversa, impactamos con polo positivo de nuestro imán, el polo negativo de la bacteria localizada en el cuerpo.

¿Por qué la doble polaridad?

En magnetoterapia simple se ignora este principio, y sólo se actúa con el supuesto efecto benéfico y relajante de la aplicación indistinta de imanes de poco potencial. Sin embargo, en biomagnetismo, se entendió que, al obedecer los virus a una polaridad positiva y las bacterias a una negativa, se neutralizaban los efectos de las enfermedades al recuperar el cuerpo el citado NEN (nivel energético normal, pH +-7), por efecto de la “despolarización” o impacto de los imanes exteriores.

¿Por qué esto es así?

Simplemente porque los virus y las bacterias actúan conjuntamente por una relación vibracional y energética. Por decirlo de una manera fácil, se “ayudan” mutuamente y tienen una suerte de relación de simbiosis “a dúo”. La eficacia del biomagnetismo se basa, entonces, en este principio de diferente polaridad dual de virus y bacterias.

¿Por qué este sistema se llama también “Par Biomagnético”?

Pues precísamente por esta dualidad de cargas que hemos mencionado, y porque los virus y bacterias clasificados y conocidos, manifies74 tan su potencial patógeno (enfermedad) basándose en su mutua dependencia e interacción.
En este punto, ayudará la definición del Dr. Goiz de lo que es el Par Biomagnético: “Conjunto de cargas que identifican una patología y que está constituido por dos cargas principales de polaridad opuesta, que se forman a expensas de la alteración fundamental del pH de los órganos que la soportan” (El Par Biomagnético, cuarta edición, 2004. Dr.Isaac Goiz Durán).

¿Cómo y dónde identificamos las distintas patologías?

En el propio cuerpo, en la propia anatomía. Los diferentes pares biomagnéticos (virus, bacterias, hongos, parásitos y disfunciones glandulares) son detectados y ubicados en dos posiciones distintas del cuerpo, que pueden ser distantes o próximas entre sí, y que, de interactuar conjuntamente, darán lugar al síntoma que luego se clasificará como la patología concreta.

Evidentemente, para los que no somos médicos, la tarea de enumerar las patologías nos sería del todo imposible. Es necesario hacer incapié que, este trabajo, ya lo realizó el Doctor Goiz y lo plasmó en sus dos primeros libros: “El Par Biomagnético” y “El Fenómeno tumoral”. Estos dos libros contienen un listado exhaustivo en cuadros sinópticos tanto de los pares biomagnéticos identificados, como de sus correspondencias con la mayoría de enfermedades conocidas hasta la fecha.

¿Cómo actuar con Biomagnetismo? ¿Qué efectos tiene desde una primera sesión?

Lo más cómodo y sencillo es tender al consultante en una camilla. El rastreo lo haremos con el polo negativo del imán, ya que la revisión con la polaridad negativa es más suave y fácil que usando el polo positivo. Nos guiaremos por la medida del talón del pie, o bien con la del zapato, por ser el tacón quizá más visual y fácil de observar el acortamiento.

Veremos que, impactando con el imán el primer polo anatómico o biomagnético del cuerpo, éste generalmente se acortará (es decir, se nos acortará la pierna del consultante unos centímetros, por efecto del choque o resonancia de nuestro imán con la polaridad contraria del cuerpo). Ahí tendremos la clave de que existe un par biomagnético que está “polarizando” nuestro cuerpo. A continuación colocaremos el polo positivo en la segunda ubicación anatómica y observaremos cómo se corrige el acortamiento de la pierna hasta quedar de nuevo en su posición normal. Seguimos luego con el mismo procedimiento (rastreo) hasta finalizar la lista de pares biomagnéticos que tengamos.

El tiempo necesario para que un órgano quede “despolarizado” (curado), suele ser de unos quince minutos, notándose los efectos curativos desde los primeros dos días hasta la primera semana. En este tiempo, la información patológica (la enfermedad diagnosticada y sus diversos síntomas), van a ir decreciendo hasta su completa desaparición y posterior restitución de la salud del consultante.

Lógicamente, cada persona es distinta y tiene sus propios procesos curativos, así como sus defensas y componentes psicológicos, sofrológicos, familiares y conductuales, que podrían dificultar la curación.

¿Qué cura el Biomagnetismo?

No me atrevo a decir que el biomagnetismo “cura”. Simplemente actúa en el organismo restableciendo la normalidad del pH, y favoreciendo un mejor estado de salud, colaborando eficazmente con cualquier otra técnica que se aplique la persona, sea medicina alópata, sofrología u homeopatía.

Todo tipo de patologías clínicas que no hayan llegado a un estadio degenerativo último o morboso, o que necesiten cirugía, así como la mayoría de disfunciones glandulares, y me atrevo a decir también muchos bloqueos energéticos y situaciones emocionales complicadas, pueden verse beneficiadas usando esta técnica. A modo de ejemplo, podemos enumerar, algunas patologías en las que el Biomagnetismo puede ayudar: diabetes, artrosis, lupus, algunos casos de fenómenos tumorales, fibromialgia, problemas hepáticos, cefaleas, problemas supuestamente psicológicos: ansiedad, depresión, ciertas fobias, etc.

¿Qué podemos añadir como necesario resumen de esta breve introducción al Biomagnetismo/Par Biomagnético?

Simplemente animarles a que si les interesa esta técnica, se documenten y busquen artículos y bases de la terapia, si puede ser, en páginas web adscritas al Colegio Mexicano de Biomagnetismo Médico A.C., suscritas obviamente por el Doctor Isaac Goiz. Digo esto porque hay muchísima información en Internet acerca del Par Biomagnético, que puede confundir, desanimar un poco y hasta exasperar por su complejidad, por sus errores frecuentes y por sus repeticiones. Es mejor simplificar y empezar por las fuentes originales. Siempre habrá tiempo para extenderse en la técnica una vez fortalecida la base, pues creo que ésta no tiene fin y es un constante mejoramiento y desarollo.

Muchas gracias.

 

BIOSINERGIA EVOLUTIVA

OFELIA GASQUE ANDRÉS 

Consulta en Barcelona. Telf. 660933643
Blog: http://ofeliagasqueandres.blogspot.com
El primer recuerdo que tengo respecto a mi curiosidad por el ser humano, data de cuando tenía cinco años. Le saqué la cabeza a una muñeca para ver qué había en su interior, y lo que vi fue “nada”. Me impactó tanto aquel vacío que no dejé de preguntarme durante años, qué había dentro de nosotros. El interés por satisfacer esta curiosidad me llevó a explorar y a formarme en Quiromasaje, Osteopatía, Medicina Tradicional China, Reiki, Metamorfosis, Mudras, Terapia Floral, Arte, Kinesiología y Biosinergia. He obtenido respuestas importantes y decisivas, pero mi interés sigue vivo y creciente, orientado hacia la unión entre las fuerzas sutiles y materiales que nos conforman en esta misteriosa danza de creación infinita. Desde el año 1990 me dedico a la formación y facilitación de diversos métodos de autosanación que integro en la Biosinergia Evolutiva.
SECRETOS PARA UNA SALUD SUPERIOR

Sabemos que estamos formados por átomos y que su naturaleza, como la de la luz, es dual. Somos partícula y onda, materia y energía; nuestra esencia más profunda, a la que llamo Imagen Primordial o Potencial, y que está íntimamente unida a nuestra conciencia corporal, emocional, mental y sexual, es decir, que se expresa en cada necesidad, movimiento, pensamiento y creación. El desarrollo e integración armónica de estos cuatro pilares, permite desplegar nuestra Imagen Primordial y cuando esto ocurre, sabemos que podemos sanar y transformar nuestra existencia en la dirección más adecuada. Esta es la ley que rige los milagros.

Toda sanación implica un proceso de transformación, en el que el nivel de percepción y consciencia de los cuatro centros juega un papel crucial. Por ello considero la enfermedad como uno de los más importantes catalizadores para desarrollar la salud, el bienestar y la plenitud.

BIOSINERGIA EVOLUTIVA


La Biosinergia Evolutiva es un método kinesiológico que se basa en la búsqueda, a través de nuestro propio cuerpo, de las imágenes holográficas y los remedios más adecuados para el desarrollo de nuestra salud, conciencia e Imagen Primordial.

Nuestros músculos tienen dos respuestas básicas: la fuerza y la debilidad. Debido a que las conexiones entre los músculos, el sistema nervioso y el resto de sistemas hacen de nuestro cuerpo una unidad, la kinesiología puede valorar la calidad de la fuerza del músculo ante un estímulo. Todo músculo ofrece una respuesta débil cuando se halla sometido a estrés, de modo que traduciremos la fuerza o la debilidad como un sí o un no ante una situación o pregunta.

Nuestro inconsciente cumple con la regla del 10% o punta del iceberg, es decir, que conscientemente o en estado de vigilia no tenemos acceso a él, sin embargo, podemos hacerlo de forma muy precisa a través del test muscular, debido a que nuestro cuerpo es un magnífico receptor y almacén de información.

Para practicar la Biosinergia Evolutiva es necesario comprender qué es un holograma. Etimológicamente, holograma significa “representación del todo” y consiste en una fotografía de tres dimensiones realizada gracias a un haz de luz láser que se divide en dos. La fotografía clásica ya sea analógica o digital, se realiza con un solo haz de luz que entra por el objetivo, de modo que la imagen resultante es bidimensional. Cuando miramos con un ojo, la imagen es de dos dimensiones, si se hace con dos ojos la imagen es de 3D. Sabemos que existen más dimensiones y que nuestro cuerpo está en contacto con ellas, aunque nuestro cerebro sólo puede crear imágenes en 3D debido a los dos haces de luz que entran por nuestros dos ojos. Si tuviéramos tres ojos y nuestro cerebro estuviese diseñado para ello, veríamos en 4D, con 4 ojos se crearían imágenes de 5D y así, sucesivamente.

El holograma tiene una característica extraordinaria que lo diferencia de la fotografía. Si rompes en dos partes una fotografía, cada una tendrá sólo la mitad de la imagen original. Esto se debe a que cada pixel contiene nada más que un solo “bit” o fragmento de información de la imagen completa. En cambio, si cortas un holograma por la mitad, cada una de las partes contiene su propio “bit” de información más otro de la imagen completa; en consecuencia, se puede cortar un holograma en múltiples pedazos y cada porción individual contendrá una versión borrosa pero completa de la imagen entera. ¿No es extraordinario?

Estudios sobre el cerebro humano han demostrado que su estructura es esencialmente holográfica. Se afirma que las estructuras cerebrales ven, oyen, gustan, huelen y tocan holográficamente. Por ejemplo, si escuchas la palabra “limón”, vas a visualizar su forma y color, oirás cómo caen sus gotas al exprimirlo, percibirás su olor y aumentará tu salivación. La palabra limón es un pequeño “bit” de información de lo que es un limón, pero esa palabra también contiene otro “bit” de la información global.

Sabemos que las partículas subatómicas son capaces de comunicarse y saber qué es lo que hacen el resto de partículas, independientemente de la distancia que haya entre ellas. Esta evidencia está inspirando nuevas teorías físicas como que la realidad objetiva no existe, y que el Universo es un gigantesco y magnífico holograma. Esto significa que todo en el Universo se encuentra infinitamente interconectado, y que en cada parte se encuentra el todo, es decir, que somos uno con él. Tradicionalmente, a este concepto se le ha llamado Dios.

La naturaleza que tienen los hologramas, nos invita a comprender y desarrollar nuevos métodos de organización y orden. Si hacemos partes de algo construido holográficamente, conseguiremos pequeños todos. Un ejemplo del ensayo holográfico aplicado al cuerpo físico es la clonación o la implantación de células madres.

La Biosinergia Evolutiva propone mirar holográficamente, es decir, que la mente y el cuerpo saben quiénes somos en nuestra totalidad; cada pequeño gen, cada necesidad, instinto, movimiento o pensamiento generados por nuestro organismo contienen el fragmento y el todo.

La Biosinergia Evolutiva, también propone que tenemos a nuestra disposición esta información, y que para acceder a ella, interroguemos kinesiológicamente a nuestro cuerpo, para que nos revele las imágenes holográficas que nos posibiliten el desarrollo de nuestra Imagen Primordial impresa en nuestro cuerpo, emociones, pensamientos y creaciones, con el objetivo de recuperar nuestra salud de forma completa e integral. De todas las imágenes de las que está formado el Universo, podemos elegir las que nos aportan salud, bienestar y conciencia creativa.

Este enfoque es revolucionario porque nos da el poder de crear. La sorprendente cantidad de recursos y posibilidades que tiene el ser humano en su interior, probablemente sea porque es un pedazo del gran holograma, y por lo tanto, tiene acceso directo a él. Imagina, busca y ensaya posibilidades. Si has enfermado e imaginas que sanarás, estás creando una posible nueva realidad.

Para crear hologramas utilizo el sistema de Meridianos de la Medicina Tradicional China. Cada uno de los 14 meridianos es un Potencial o Imagen Primordial asociada a una parte del cuerpo, a una emoción, un pensamiento y una creación. Por ejemplo, el valor reside en el riñón, su emoción es el coraje, su pensamiento es la libertad y su creación, la energía vital. La felicidad reside en el hígado, la fe en el bazo, la verdad en el vaso gobernador, el gozo en intestino delgado, etc. Recuerda que un holograma está hecho de haces de luz, de modo que cada meridiano corresponde a uno de ellos.

¿Cómo es una sesión de Biosinergia Evolutiva?

Antes de tratar a la persona consultante, nos trataremos a nosotros mismos para interferir lo mínimo en el chequeo. En primer lugar hacemos un centrado, al que llamamos Macro y después tratamos cualquier síntoma o Micro. El enfoque ha de estar dirigido hacia la búsqueda de una imagen de lo que está bien, fuerte y disponible, para implantarlo posteriormente en todo el sistema.

· Kinesiológicamente, le pedimos al cuerpo que nos muestre de cuántas dimensiones ha de ser el holograma (cuantas más dimensiones, mayor cantidad de información se integra).

· Buscamos el mismo número de meridianos a través de sus puntos reflejos situados en distintas partes del cuerpo. (Recuerda que cada dimensión corresponde a un meridiano).

· Averiguamos en cuál de los cuatro centros: físico, emocional, mental, sexual o creativo, va a ser implantado el holograma (puede ser en todos).

· Para implantarlo, buscamos el remedio adecuado. Yo uso principalmente esencias florales, aunque pueden ser otros.

El cambio en la estructura es inmediato y los efectos se manifiestan en todos los niveles en máximo siete días. Existen incluso, algunos estudios científicos al respecto. En el siguiente enlace a mi blog, se puede ver una fotografía con una muestra de la saliva de una persona antes y después de realizar un Macro. Se realizó con un microscopio de campo oscuro, en la Universidad de Stuttgart, Alemania, durante el proyecto de investigación Apolo sobre el agua, los efectos de las esencias florales y la biosinergia. http://ofeliagasqueandres.blogspot.com/p/imagenes.html

Además de los tratamientos individuales, también se puede realizar a grupos: familia, entidades, grupos de trabajo, situaciones, etc. Incluso es posible tratar elementos de la Naturaleza tales como plantas, metales, agua, lugares etc., y objetos, presencialmente, o a distancia. Los objetos creados por el hombre, llevan en sí la impronta de su creador.
Como todo lo creado, están sujetos a las leyes de la física, por tanto responden a la organización de las mismas con cambios en la estructura molecular de su materia y vuelven a reflejar las Leyes Naturales del Universo en su orden primordial.

La Biosinergia Evolutiva es un modo de sentir, de percibir, de volver a ver con el interés de un niño, con atención y sin prejuicios. Enseña a jugar con los instrumentos que pone a tu disposición y a ejercitarla con
levedad y con amor.

Esta herramienta puede ser usada por cualquier persona interesada en su sanación y/o en la de los demás. No se requieren conocimientos previos.

 

CROMOTERAPIA
ROSA Mª CORTÉS QUIRÓS

Consulta en Argentona y Mataró (Barcelona)

Estudio Kairós

Port de Mataró - Zona alta, tercer módulo, local B2 5/6 - Frente estación Renfe -08302- Mataró Telf: 600432639

E-mail: romaco22@yahoo.es Web: http://estudiokairos.com

Especializada en terapias introspectivas, relajación y meditación, y en restituir al organismo su equilibrio energético. Licenciada en Medicina Alternativa por The Open International University for the Complementary Medicines. Diplomada en Homeopatía por el Centre d’Acupuntura Barcelona. Diplomada en Naturopatía por El Centro de Estudios Naturistas de Barcelona y por el Instituto de Medicina Alternativa de Madrid. Diplomada en Quiromasaje por Intesa y por el Instituto Español de Atletismo. Diplomada en Cromoterapia por el Centro de Estudios Naturistas de Barcelona. Diplomada en Parapsicología Superior por Icpha.

SECRETOS PARA UNA SALUD SUPERIOR

Ojalá pudiéramos, con una sola palabra, determinar la clave para conseguir un estado de salud superior. La hay, pero es sólo para iluminados. El ser capaz de alcanzar la salud superior proporcionará el templo adecuado a su espíritu, que en la búsqueda de la perfección encontrará menos escollos en su camino.

No obstante, por un camino algo más complejo y con mayor esfuerzo, también es posible elevar nuestro nivel de salud y calidad de vida, tanto física como mental. Sabemos que el cuerpo y la mente necesitan funcionar al unísono para vivir en buena salud, y cuando esa comunión y equilibrio entre ambos deja de existir por algún motivo, aparecen algunas de las principales causas que la alteran. Así pues, para lograr un mejor estado de salud, una salud superior, no hay más remedio que adoptar unos hábitos que, por sencillos que sean, deben aplicarse cotidianamente.

Según el aprendizaje realizado a lo largo de mi vida, las informaciones recibidas, lo que he observado en quienes predican con el ejemplo, y las propias experiencias hasta el momento, mis recomendaciones para una vida plena y saludable, partiendo desde el nivel más básico, son:

• Respirar correctamente.

• Comer y beber sana y equilibradamente.

• Depurarse diaria o periódicamente.

• Dormir 7/8 horas tranquilamente.

• Ejercitar cuerpo y mente constantemente.

• Utilizar los recursos naturales a nuestro alcance como medio de vida.

• Observar la Naturaleza, emularla y vivir en sintonía con ella.

• Buscar el conocimiento de nuestro propio cuerpo y sus mecanismos para aprender a autorregular sus funciones.

• Hallar la armonía entre la acción y el pensamiento.

• Escuchar los mensajes del cuerpo y del alma.

• … y por supuesto, mantener la higiene física, mental y emocional.

Estas sencillas normas, que en su mayoría ya practicaban los antiguos higienistas, siguen siendo en su conjunto una valiosísima herramienta para el hombre moderno. Pero podemos potenciar aún más los resultados si aplicamos el conocimiento de la existencia de ese componente sutil y energético que tienen todas las cosas. Veamos un sencillo y cotidiano ejemplo como el hecho de comer: los alimentos bien presentados, con colorido, buen olor, en una mesa más o menos adornada y en un ambiente acogedor, son mas apetecibles, se comen más a gusto y por tanto se digerirán mejor que los mismos puestos en el plato de cualquier manera, en un mal ambiente e ingeridos con prisas, de mal humor o en un lugar oscuro y triste. Ya sabemos percibir que la diferencia vibracional entre ambas situaciones es la que realmente nos afectará en uno u otro sentido, y eso es también, extensible a la actitud que adoptamos en cada momento, en cada experiencia.

Una vez introducidos en el mundo de las vibraciones y sutilezas, podemos ahondar en él y aprovechar sus potencialidades para mejorar aún más nuestra salud, siendo la cromoterapia una de las técnicas más interesantes y útiles.

CROMOTERAPIA

La cromoterapia está básicamente dirigida a restablecer el desequilibrio energético con la aplicación de color (vibración), poniendo al organismo en mejores condiciones de afrontar por sí mismo sus dolencias o anomalías.

Hablar del origen de la cromoterapia es como tratar sobre el origen de la luz o de la vida misma, aunque su denominación podemos situarla en el momento en que el hombre fue consciente de los efectos psicofísiológicos que se obtenían de la relación “ser vivo - luz - color”. Se tienen noticias de que Hipócrates y Avicena la utilizaban, pero realmente fue en el transcurso del reciente siglo XX cuando empezó a adquirir cierta relevancia.

Podemos definirla como el estudio y tratamiento de todo tipo de enfermedades mediante el color, existiendo diversos sistemas válidos para aplicarla, ya sea a través de las gemas, tejidos u otros objetos como la arcilla coloreada, etc. Pero el sistema que actúa con mayor rapidez y eficacia es la luz de color.

Sabemos que el color en sí mismo no existe, sino que es una manifestación de la luz que se traduce en color al entrar en contacto con nuestros ojos. En su estado puro es blanca. Nadie podría soportar ese estado de la energía de forma constante, a no ser que poseyera un altísimo grado evolutivo.Sin la luz, nuestra vida no sería posible (tal como la conocemos).

Los colores, (sin olvidar la intervención de las sensaciones que perciben nuestros ojos), son producto de la descomposición del espectro solar o luz blanca (arco iris). Podríamos resumir diciendo que si el color no fuera importante para el hombre, no hubiera sido necesario dotarnos de órganos que pueden percibirlo, o hubiera bastado con ver el mundo en blanco y negro. Sin embargo, todo cuanto nos rodea tiene color y no podemos imaginarlo de otro modo.

Los distintos colores, obviamente, corresponden a las distintas longitudes de onda, y la suma de todas ellas producen de nuevo la luz blanca. Por lo tanto, la relación color-vibración es inseparable. Así, cuando aplicamos color al organismo humano, estamos tratándolo simple y llanamente con vibraciones energéticas. Es decir, estamos trabajando a un nivel profundo, pues ya está demostrado que la enfermedad se produce, en primer término, por un desequilibrio energético que se manifiesta físicamente a mayor o menor plazo.

Estamos ante un sistema terapéutico rescatado del pasado y que, sin duda, jugará un papel preponderante en la medicina del futuro, a medida que mejore la tecnología disponible. Ya hoy en día, está alcanzando un gran auge por su carácter totalmente incruento y no invasivo, así como por su capacidad para ayudar a restablecer el organismo rápidamente. También es un eficaz complemento compatible con cualquier otro tipo de terapia o medicina.

Se trata de una técnica suave y efectiva, pero que debe ser aplicada correctamente por profesionales expertos. En mi caso, utilizo un sistema exclusivo que me permite aplicar distintos colores al mismo tiempo y por separado, de forma que cada chakra reciba lo que realmente necesita. De esta manera no saturamos zonas con colores inapropiados, evitando inconvenientes o efectos contrarios a los pretendidos.

La pregunta que hemos de responder los cromoterapeutas ante pacientes curiosos y escépticos es: ¿Cómo puede el color y la luz de color influir sobre nuestro organismo? La cistina, la colesterina y el pigmento protegen la piel y limitan la absorción de los rayos caloríficos y ultravioletas, sin embargo, permiten el paso de las radiaciones luminosas. Pero claro, esa energía que ingresa, hay que “digerirla”, y para eso necesitamos los chakras, que son ruedas de energía o remolinos que giran a una velocidad vertiginosa. Estos “centros vitales” (como también se denominan), están situados en el cuerpo astral, y tienen sus correspondientes centros en la médula espinal y plexos nerviosos del cuerpo humano.
Están constituidos por diversos elementos que, en conjunto, colaboran en el proceso de asimilación de la energía. La labor del chakra guarda una gran similitud con la que desempeña nuestro aparato digestivo, que en contraposición con el chakra, se encarga de transformar la materia (alimentos) en energía. Al cabo de ambos procesos llegamos a importantes puntos coincidentes.

En sus giros, estos centros vitales o chakras, llamados también psicobiogeneradores, generan un color determinado, diferente, según sea el chakra, y por su situación, rigen los diferentes órganos contenidos en la zona que abarcan.

En este breve resumen vemos cómo se organizan todos estos elementos:

Chakra                     Color       Glándula             Área corporal
Nº 1 -Base                Rojo        Corticoadrenales Coxis
Nº 2 -Sacro               Naranja   Gónadas             Sistema reproductor
Nº 3 -Plexo Solar      Amarillo    Páncreas            Sistema digestivo
Nº 4 -Plexo Cardíaco Verde      Timo                    Corazón
Nº 5 -Garganta         Azul         Tiroides               Laringe
Nº 6 -Frontal             Índigo     Pituitaria             Cerebro inferior
Nº 7 -Corona            Violeta     Pineal                 Cerebro superior

Esta exposición quedaría incompleta si no diéramos algunos “apuntes” sobre las acciones y propiedades de los colores cromopáticos. Estoy segura de que les parecerá interesante y les puede servir para aliviar en casa pequeñas molestias.

Por ejemplo, hay que aplicar el ROJO cuando sintamos que nuestra vitalidad desciende. También sirve para activar el movimiento físico o la circulación sanguínea deficiente. Está prohibido en personas con trastornos mentales, está contraindicado en hemorroides, quemaduras y todo tipo de irritaciones e inflamaciones.

La falta del NARANJA origina desinterés, pereza, preocupación y miedo; y físicamente, anomalías intestinales y posibles represiones sexuales. Este color simboliza la energía, es poderoso y proporciona equilibrio en los factores principales de la existencia.

El AMARILLO -nuestro sol particular-. Domina todo el sistema digestivo, por eso está muy indicado en afecciones de estómago, hígado, bazo, páncreas, así como en angustias y nerviosismos concentrados en este plexo.

Para la armonía, simpatía y regeneración, tenemos el VERDE. Fresco y calmante, es un bálsamo para el cansancio físico y mental. Dentro de su amplia gama, son siempre positivos los tonos brillantes, tenues y claros y sus propiedades abarcan un amplio campo de acción; traumatismos, heridas, operaciones quirúrgicas, circulación, perturbaciones psicopatológicas, etc. Actúa en profundidad dentro y fuera de su chakra.

En situaciones de calor y presión física o mental el AZUL nos refresca, calma y sosiega. Es bueno aplicarlo en inflamaciones, excitaciones, contusiones, neuralgias, asma, crisis nerviosas, insomnio…

La vibración del VIOLETA representa las aspiraciones espirituales más altas. Es uno de los colores de la perfección junto al blanco y el dorado. Sus cualidades sanadoras están indicadas en enfermedades del grupo de los gérmenes, como por ejemplo inflamaciones que aún conservan infección, y en todas las anomalías en que sea preciso equilibrar el sistema nervioso.

Mi recomendación final: Rodéese de color y se sentirá mucho mejor.

¡Hasta siempre!

 

DIGITOPUNTURA

IGNASI GIRAU PUIG-SERRA

Consulta en Barcelona. También atiende a domicilio. Telf. 608205665
E-mail: igirau@gmail.com Web: www.estarbe.com
Reflexólogo. Después de establecer relación y colaboración con la RAA (Reflexology Association of America) y la OCR (Ontario College of Reflexology), inició su actividad centrada con la Reflexología podal siguiendo el método de la escuela Hanne Marquardt. Para obtener resultados complementarios con la Reflexoterapia podal, completa su aplicación con la Reflexoterapia facial Dien Chan del Prof. Dr. Bùi Quôc Châu. Ha tenido intercambios de métodos con reflexólogos de Francia, Alemania, Inglaterra, Estados Unidos y Canadá. Está especializado en Reflexología podal, facial, drenaje, Nutrición facial, Masaje Metamórfico, Digitopuntura y Técnicas de Liberación Emocional (EFT). También está especializado en Nutrición Ortomolecular, con el fin de aportar al usuario un apoyo nutricional celular que le ayude a la recuperación iniciada con los estímulos reflejos. Imparte talleres y cursos de formación para divulgar y dar a conocer las terapias naturales.
Es miembro de Edireflex (Estudi i difussió de Reflexologíes), de AEBS (Asociación Española Bioquímica Shüssler) y del grupo científico de InterraSalud.
Desde el año 1998 trabaja en el estudio del estímulo del sistema nervioso y sus conexiones corporales. Colabora con centros hospitalarios y fundaciones a nivel de recuperaciones postoperatorias y post-traumáticas. Ha trabajado en proyectos de colaboración en hospitales para el departamento de Oncología con el fin de paliar los efectos secundarios de la Quimioterapia y Radioterapia.
SECRETOS PARA UNA SALUD SUPERIOR

La medicina alternativa trata la enfermedad con un concepto distinto a la medicina alopática, por lo que debemos hablar de los tratamientos en distintos términos y conceptos, de tal manera que nuestra forma de ver la salud se adapte a esta nueva visión. Básicamente debemos tener en cuenta los conceptos siguientes:

• Medicina preventiva: No tenemos que tratar la enfermedad cuando surge, sino prevenirla adecuadamente mediante el equilibrio orgánico y mental.

• Cuerpo-Mente: Muchas de las patologías surgen por una desconexión entre nuestro cuerpo y el estado mental. Por todos es conocido que una situación mental negativa (estrés, pérdida de un ser querido, enfermedad grave, etc.), puede provocar un deterioro de la salud. Por ello, está claro que debemos cuidar nuestra salud mental para conseguir un equilibrio con nuestro cuerpo.

• Origen y motivo de la enfermedad: La enfermedad se puede afrontar desde su origen bioquímico, o a través de la regulación energética y equilibrio de los órganos. Las distintas terapias alternativas tienen su aplicación en este equilibrio energético y su acción refleja. Asimismo, si se incluye la formación y educación mental, podemos ser capaces de mantener la salud completa.

• Nuestro organismo dispone de mecanismos para su estabilización, trabajando constantemente para conseguir su equilibrio. Por eso debemos mantenerlo con terapias preventivas o aplicación de técnicas de diagnóstico y tratamiento natural, que le ayuden a recuperarse y reposicionarse por sí mismo.

Evidentemente, la medicina convencional tiene su campo de aplicación, pero debe poder complementarse con las terapias alternativas para minimizar los efectos secundarios o para acelerar o asegurar una mejor recuperación.

DIGITOPUNTURA

El trabajo, el estrés, las responsabilidades y las exigencias diarias, se han convertido en los principales responsables de dolencias que sufre un gran porcentaje de la población. La medicina alopática resulta efectiva para la mayoría de dichos casos, pero no hay que dejar de lado la existencia de terapias naturales que son inocuas y que pueden tener los mismos resultados. Es debido a esta inocuidad que hay un volumen importante de usuarios que deciden ser tratados con este tipo de terapias. La digitopuntura es de este tipo de técnicas que brinda muchos beneficios y bienestar integral a la persona.

Según la medicina tradicional china, existe una energía no visible que transcurre por nuestros órganos a través de nuestro cuerpo. Esta energía llamada Qi o Chi, es la base de las terapias energéticas de distintas civilizaciones. Es el llamado prana en sánscrito, la pneuma de los antiguos griegos, o la ruach para los judíos. Es una energía universal, transformable y de equilibrio continuo. Esta energía vital es patrimonio de cada persona ya que viene identificada genéticamente, de forma que cada persona tiene su carga e identidad energética vital.

En el ser humano se distinguen tres tipos de energías Qi o Chi:

1. Energía ancestral. Es la corresponde a nuestra herencia genética.

2. Energía de la tierra. Es la que tomamos a partir de los alimentos.

3. Energía del cielo. Es la que tomamos a través de la respiración.

La manifestación de la enfermedad suele venir producida por un desequilibrio de la energía, que puede ser en exceso o en defecto, y la energía adquirida podrá ser variada mediante una alimentación saludable o con terapias que nos eduquen la forma de respirar.

¿Qué es y cómo funciona la digitopuntura?

La digitopuntura es una técnica originaria de la medicina tradicional china. Se basa en efectuar presión en determinadas zonas de la piel denomina dos puntos de digitopuntura, que se encuentran en los canales llamados meridianos, especialmente en los 12 meridianos principales, por los que fluye una fuerza eléctrica con una determinada polaridad (+ o -) y circula la energía ancestral, vital y defensora. A partir de esta definición, podemos decir que la digitopuntura es la ciencia que estudia la trayectoria de los meridianos y de los puntos que se encuentran sobre ellos, para localizar donde se halla la obstrucción o bloqueo energético. En general hay dos tipos de aplicación:

• La sintomática. Es un tipo de aplicación inmediata, teniendo su base en la reflexoterapia y en su acción sobre el arco reflejo. La elección de los puntos viene motivada por la sintomatología del usuario.

• La energética. Tiene su base en la comprensión de las interferencias energéticas del cuerpo humano. Está basada en la medicina tradicional china y requiere de un estudio y reflexión de la teoría taoísta.

Hay dos maneras básicas de manipular los puntos de digitopuntura: presionando o masajeando. La mayoría de personas probablemente estarán familiarizadas con el primero, pero no tanto con el segundo método. Para presionar los puntos, se utilizan los dedos, o herramientas más precisas para zonas de poca superficie.

Al presionar los puntos unos segundos, podrá apreciarse un efecto inmediato. Sin embargo, para obtener un efecto completo, se debe aplicar presión durante al menos medio minuto. A veces es preciso incluso, presionar o masajear uno o dos minutos. Se deben alternar los puntos de tratamiento en las distintas sesiones y verificar los resultados y sensaciones del usuario. De esta forma se previene el posible exceso en la estimulación o sedación del punto.

El masaje en digitopuntura tiene distintas formas de aplicarse:

1 Empujar. Se efectúa con el dedo pulgar y puede seguir un impulso lineal, siguiendo el meridiano. Se aplica en el tórax, lumbar y extremidades, un impulso lateral transversal al meridiano, aplicándose en los meridianos horizontales de la cabeza, impulso en los dos sentidos, que se aplica de adelante a atrás y viceversa, e impulso semicircular, que se aplica con el borde del pulgar.

2 Amasamiento. Se realiza con amasamiento en zonas musculares en sentido circular o lineal imprimiendo vibraciones en el tejido subcutáneo.

3 Presión. Se aplica presión leve, moderada o intensa en los puntos de los meridianos.

4 Fricción. Se aplica una fricción rápida con maniobras circulares.

5 Pellizcos. Se aplica con los dedos pellizcando a lo largo de los meridianos.

6- Percusión. Se aplica con la palma de la mano a modo de percusión en las zonas con áreas de gran superficie.

¿Cómo nos puede ayudar la digitopuntura?

Una de las aplicaciones más importantes a nivel fisiológico, es el tratamiento de contracturas y tensiones musculares localizadas, ya que se activa el reflejo invertido de Golgi (cuando se realiza a nivel muscular una presión de 200 a 300 gramos, se activa un reflejo que inhibe el tono muscular con la descontracturación del mismo). El tratamiento de las contracturas musculares deriva también, a la resolución de determinadas cefaleas.

Cuando presionamos un punto, estamos aumentando la energía y sus zonas de influencia activando los mecanismos de regulación de la energía bloqueada. Al reducir y eliminar un bloqueo de energía se puede sentir tensión o calor. Este síntoma nos indica el inicio de que la energía empieza a moverse para eliminar la obstrucción.

Es efectiva para las patologías orgánicas, regulando la energía interna de los órganos, y equilibrándola para que se active el proceso de regulación.

¿Cómo es una sesión de digitopuntura?

Inicialmente se realiza una anamnesis completa del usuario, tomando nota de todas sus sensaciones y síntomas. Se incluyen los agentes externos influyentes como el trabajo, zona donde habita, hábitos alimentarios y sociales.

Para cada usuario se realiza un tratamiento personalizado con el fin de programar el proceso de mejora.

Como primera acción se analizan los distintos meridianos que pueden estar bloqueados, manteniendo un diálogo constante con el usuario para evaluar la reacción a los estímulos efectuados. A continuación, se procede a estimular o sedar los puntos principales (meridianos o reflejos). Y para finalizar, se regulan los puntos correspondientes a los órganos de eliminación de toxinas.

La digitopuntura es una técnica basada en la reflexoterapia, en combinación con la medicina tradicional china, que nos hace descubrir y potenciar nuestra capacidad personal de recuperación o mantenimiento de nuestra salud.

 

DRENAJE LINFÁTICO MANUAL

MONTSE LUMBRERAS MARTÍNEZ

Consulta en Barcelona y Sabadell. Telf. 647852929
E-mail: molum7@hotmail.com

Diplomada en Drenaje Linfático Manual, método Vodder, en Instituto Ferlo. Diplomada en Quiromasaje 1º y 2º nivel, Escuela de Masaje Manual del Dr. Sagrera Ferrándiz. Diplomada en Reflexología podal y holística, en Ismet.
Técnica en dietética y nutrición.

SECRETOS PARA UNA SALUD SUPERIOR

Una de las claves más importantes para vivir en un estado de salud superior, es estar en armonía con todo tu ser, o sea, el aspecto físico, el intelecto y el emocional, cuidando y respetando la interacción entre “alma-mente-cuerpo”.

Una buena alimentación también resulta fundamental para cuidar nuestro organismo y evitar posibles enfermedades, pero también podemos asegurarnos un mayor bienestar mediante las posibilidades que nos ofrecen las técnicas manuales, tanto las que cuidan aspectos más energéticos y espirituales, como la reflexología o el reiki, o aquellas técnicas más físicas, entre las que podemos incluir el quiromasaje o el drenaje linfático manual, el cual ayuda a la limpieza del organismo a través de suaves movimientos que activan la circulación linfática, eliminando desechos de la sangre y de distintos órganos del cuerpo.

Cuando nuestro organismo se desequilibra y nuestra salud se resiente, debemos procurar recuperar el equilibrio en todos estos ámbitos y no centrarnos solamente en un solo síntoma u órgano. Debemos vernos como un complejo sistema, físico, mental, energético y espiritual, cuyas partes interactúan entre sí, para poder actuar de forma holística sobre ellas. De esta forma, no sólo alejamos la enfermedad, sino que favoreceremos las condiciones necesarias para que la totalidad de nuestro organismo y de nuestro ser, pueda gozar del bienestar derivado de una verdadera salud, de una salud superior.

DRENAJE LINFÁTICO MANUAL

Las primeras informaciones sobre el conocimiento del sistema linfático, se remontan al año 460-377 a.C. Fue entonces cuando Hipócrates, nombró a la linfa como “una sangre blanca casi transparente, diferente de la roja”. No ha sido sino hasta el siglo pasado, cuando numerosos estudios, investigaciones y hallazgos de tipo médico, como los de los profesores M. Collard y E. Kühne, mostraron la relevancia y dimensión real del sistema linfático en el mantenimiento de la salud. Cabe destacar por su importancia, los que llevaron a cabo el matrimonio danés Philip Emil Vodder y Estrid Vodder, que estudiaron todo lo relacionado sobre la linfa, el sistema linfático y sus movimientos, para activar y normalizar la circulación sanguínea y linfática.

Su deseo de ayudar a los demás les llevó a idear una técnica manual que actuara sobre las estructuras anatómicas reflejas, vasos y cadenas linfáticas. Observaron que estos movimientos lentos y suaves, reducían el tamaño de los ganglios linfáticos y mejoraban la salud de sus pacientes, en su gran mayoría acudían por dolencias en las vías respiratorias altas, ya fueran infecciones, resfriados, sinusitis o amigdalitis, y que acudían al Balneario de la Riviera Francesa, en donde trabajaban como rehabilitadores. -Creé y elaboré este método del drenaje linfático en 1932, en Cannes, transformando el masaje médico sueco-danés en masaje linfático- dijo Emil Vodder.

En 1940, debido a la Segunda Guerra Mundial, Emil Vodder regresó a su patria, y en Copenhague, en el año 1942, fundó una escuela y una clínica. A partir de ese momento, el drenaje linfático manual comenzó su expansión por toda Europa.

Posteriormente, destacó el trabajo continuador del profesor Michael Földi, que basándose en el original del Dr. Vodder, elaboró su propio método. A su vez, en los años 1966-1967, Leduc, en Bélgica, amplió esta técnica para otros campos medicinales. En el año 1981, se concedió una autorización al Institut Ferlo, de Manresa, para actuar como delegación en España del Método del Dr. Vodder.

Para comprender mejor el funcionamiento y alcance del drenaje linfático manual, es indispensable conocer, al menos básicamente, qué es la circulación linfática y sus principales funciones.

El sistema linfático es un sistema cerrado que circula paralelamente a la corriente sanguínea, con la que está estrechamente ligada, compuesto por una red de estructuras, que son los vasos linfáticos, encargados de llevar la linfa por todo el organismo, dentro de los cuales se encuentran los angiones o linfagiones, que al contraerse automáticamente desplazan la linfa para que se mantenga en movimiento. Es semejante al bombeo, ya que la linfa carece de corazón que la impulse, y de esa forma se asegura su no estancamiento. Estos vasos linfáticos acaban su recorrido en dos grandes troncos. Uno es el gran conducto torácico izquierdo, que recoge la linfa mediante los vasos linfáticos aferentes (entrada de la linfa) y aferentes (salida de la linfa), enviándola a las extremidades inferiores, abdomen, y mitad superior izquierda. El otro es el conducto torácico derecho, que recoge la linfa de la extremidad superior derecha, cabeza, tórax y cuello en su parte derecha. Ambos conductos desembocan en la vena subclavia y yugulares internas y derecha, vertiendo la linfa en su interior para realizar la eliminación de los elementos de desecho y transformación de los aprovechables.

Este sistema se encarga de recoger los líquidos acumulados en el espacio extracelular, es decir, el plasma intersticial, para devolverlos al torrente sanguíneo. Tiene dos funciones principales. Una es el transporte de las macromoléculas, fundamentalmente sustancias proteicas, que son el material de desecho que el sistema circulatorio no ha podido eliminar, ayudando así, a la detoxificación orgánica. La otra función es de defensa del sistema inmunitario, produciendo anticuerpos, llamados linfocitos, para la defensa del organismo.

Son varios los órganos que forman parte del sistema linfático. Los más importantes son las amígdalas, que se encargan de la defensa de los organismos patógenos que entran por la boca y nariz, los cuales son destruidos por los linfocitos. El timo, que es otro órgano importante, ya que en él es donde se diferencian y maduran los linfocitos. La médula roja, donde se forman las células de los hematíes y por último, el bazo, que destruye las plaquetas y algunos restos celulares, transformando en hierro los hematíes viejos.

Así pues, el objetivo principal del drenaje linfático manual es drenar el líquido intersticial activando la circulación de la linfa, para que ésta no se estanque ni se sature de substancias de desecho o gérmenes nocivos en los tejidos orgánicos.

Las maniobras del drenaje linfático manual, dirigidas en la dirección adecuada y procurando no provocar una hiperemia en la piel que puede ser contraria al efecto que se pretende, tienen por objetivo favorecer el paso de la linfa, drenándola desde las cadenas ganglionares, hacia los ganglios regionales superficiales, desde su parte más proximal hacia la más distal.

Este tipo de manipulaciones consisten en movimientos manuales lentos y suaves, casi siempre en forma circular o semicircular, teniendo muy en cuenta las fases de respiración y espiración del cliente, para aplicar la maniobra. Los movimientos más importantes y los más utilizados en el drenaje linfático manual son 4, el círculo fijo, el bombeo, el rotatorio y el dador. No obstante puede parecer algo simple, para aplicar esta técnica es fundamental contar con una buena formación práctica, y conocer muy profundamente la anatomía y la fisiología del cuerpo humano, y en especial, del sistema linfático.

Los efectos del drenaje linfático son varios y muy importantes: el efecto drenante, imitando el efecto mecánico de compresión y descompresión de los tejidos; el efecto defensivo del organismo, pues ayuda a la fabricación de defensas para el organismo, el efecto neural, que inhibe los estímulos dolorosos, y finalmente, muy interesante para la gran parte de las personas debido al sistema de vida estresante de hoy en día, el efecto sedante y relajante.

Existen otros métodos para drenar la linfa, como la presoterapia, pero estos métodos mecánicos no consiguen drenar las proteínas, ya que sólo consiguen drenar el líquido intersticial sin conseguir los beneficios del drenaje linfático manual, por lo que éste se revela como más eficaz.

El drenaje linfático manual tiene varias aplicaciones, tanto a nivel estético como a nivel terapéutico, fisioterapéutico o médico. En España, se ha empezado a utilizar en centros hospitalarios y de rehabilitación, aunque se halla mucho más avanzado y utilizado en centros de otros países europeos, incluso en alguno de ellos, entra dentro de las prestaciones de la Seguridad Social en ciertos casos.

Está indicado para mujeres que han sufrido cáncer de mama y se les ha sometido a una mastectomía (extirpación del pecho), con la consiguiente extracción de los ganglios linfáticos de la axila cuando están también afectados. Debido a dicha extracción, se produce el linfedema en el brazo, al no tener ganglios en la axila y no poder realizar sus funciones de drenaje de la linfa, produciéndose por lo tanto, su consiguiente acumulación. En estos casos, la práctica del drenaje consiste en la aplicación de vendajes compresivos para la mejora de la acumulación del linfedema, mejorando el proceso de recuperación y favoreciendo la cicatrización.

Se está aplicando cada vez más, en el campo de la oncología y como coadyuvante o preventivo también en otros campos. Aparte de los linfedemas antedichos, en afecciones como hinchazones y edemas linfáticos, edemas traumáticos o estados edematosos en general, procesos postoperatorios, hematomas, cicatrices, queloides, acné, fracturas, luxaciones, esguinces, quemaduras, amigdalitis, sinusitis, otitis, extracciones dentarias, artrosis, artritis, tendinitis, celulitis, varices, hipertonía muscular, trastornos del aparato digestivo y del aparato circulatorio, elefantiasis, o también para mejorar la depuración intestinal, hepático-biliar y renal.

Por el contrario, está contraindicado en todo tipo de infecciones, sobre todo las agudas, fiebre, flebitis, hipertiroidismo, asma bronquial, hipotensión, durante la menstruación, neoplasias…

La mayoría de tratamientos que realizo en mi consulta son de carácter estético, generalmente para la prevención y eliminación de la celulitis en todas sus fases, ya que actúa sobre el edema subcutáneo y ayuda a la eliminación de las células adiposas, o incluso de ayuda en la regeneración celular, en cuyo caso es muy importante seguir el tratamiento dos veces por semana. Siempre aconsejo además, seguir una dieta y la práctica de ejercicio físico, combinado también con otras técnicas manuales, como la reflexología podal y/o técnicas utilizadas en quiromasaje y/o quiropraxia. Los resultados, comienzan a ser visibles después de unas pocas sesiones.

Mediante la aplicación del drenaje linfático manual, todo lo que conlleve una inflamación (celulitis, encías inflamadas…), y que esté relacionado directa o indirectamente con el sistema linfático, se ayudará a recuperar y mejorar el funcionamiento normal del órgano o sistema afectado. Es decir, la mejora de la calidad de vida de la persona es notable, mejorando su aspecto físico y emocional.

Como terapeuta manual, es para mí una gran satisfacción poder comprobar que este método consigue excelentes resultados en poco tiempo. Por eso, me gustaría mucho que se promocionara más el drenaje linfático manual, tanto en hospitales, centros de rehabilitación y gimnasios, así como la realización de charlas y conferencias para dar a conocer las ventajas y beneficios que puede aportar esta técnica. 

 

ESENCIAS DE LUZ
EMMA SIBYL

Barcelona. Rambla de Catalunya 85, 5º, 1ª - C.P. 08008 Telfs. 670436511 y 935751528
E-mail: emma@emmasibyl.com Web: www.emmasibyl.com

Realizó estudios de Psicología Transpersonal e inició su labor como terapeuta en el año 1994. Terapeuta de Esencias de Luz y de Flores de Bach con más de quince años de experiencia, complementada con técnicas de diagnóstico como Rayid y el Árbol genealógico de Denny Johnson y, en los últimos años, con Sintonizaciones Arquetípicas según el método de José Antonio Campaña. Emma Sibyl es la creadora del sistema de Esencias de Luz y de la técnica SIBYL de canalización. Ofrece cursos de Esencias de Luz dirigidos a terapeutas y también a personas interesadas en utilizar esta herramienta para su uso personal y familiar, y del método SIBYL de canalización, específicamente diseñado para que cada persona pueda conocer su propio potencial de canalización. Su mayor satisfacción ha sido el poder conocer a miles de personas y sentir su alma gracias al método SIBYL.

SECRETOS PARA UNA SALUD SUPERIOR

Ser Uno Mismo, el autoconocimiento que revela tu potencial y vulnerabilidad en toda tu naturaleza completa, física y sutil, para conquistar el equilibrio con todo lo que te ha de nutrir en el día a día, desde lo más físico o lo más espiritual.

Ser conscientes de los ciclos o etapas cronológicas de tu vida pues son al mismo tiempo los ciclos de tu energía y tus diferentes necesidades físicas, anímicas y espirituales.

No olvidar que sólo hay un remedio universal que es el Amor, a ti mismo, en las relaciones, y el amor a la vida y todos los seres vivos.

ESENCIAS DE LUZ

Orígenes

La natural capacidad de canalización de Emma le permitió descubrir las 24 Esencias de Luz y el poder sanador de cada una de ellas. Recibió esta información mientras se encontraba en Brasil, estados de Bahía y Minas Gerais, siendo todas las piedras extraídas y talladas en aquel país. Sintiendo la energía de las distintas gemas que entonces llegaron a sus manos, recibió los mensajes de su poder sanador, los cuales se pueden leer íntegramente en su web. De Brasil a España y otros países como Suiza, Gran Bretaña o Estados Unidos, las Esencias de Luz llevan un valioso camino recorrido.

Una terapia innovadora

Este sistema nace en sintonía con la realidad y necesidades del ser humano en el momento presente, y están elaboradas con gemas, siendo el primer y único sistema que utiliza exclusivamente piedras preciosas talladas.

La alquimia de piedras preciosas a Esencias de Luz, se produce a través del método de solarización, la refracción de los rayos en las caras facetadas de cada una de las joyas, diamante, esmeralda, rubelita…

Las esencias vibracionales de SIBYL comparten con las flores de Bach, los mismos principios y objetivos sanadores a nivel emocional y espiritual. Si las flores son la esencia energética más pura de las plantas, la mayor pureza del mineral se encuentra en la piedra preciosa seleccionada para ser tallada desde la conciencia humana. Ésta se proyecta en el trabajo de tallar la piedra, cuidadosamente escogida para que refleje toda su luz y vibración, elevando a la máxima potencia el poder de cada una de las esencias, para la consecución de cada uno de sus propósitos sanadores y de crecimiento espiritual.

Elección y tratamiento

Cada piedra preciosa está indicada para problemas específicos de sanación, o de superación y crecimiento personal, estando clasificadas en relación a los distintos chakras sobre los que actúan. Para facilitar su identificación, cada piedra preciosa está asociada a un número, cuyo primer dígito nos indica el chakra correspondiente a esa gema en concreto, al que se añade una palabra clave referida al potencial de cada piedra preciosa. Así, por ejemplo, la 102 Rodolita – Pasión, nos recuerda que esta Esencia de Luz actúa sobre el primer chakra en el sentido de estimular la pasión con la que vivimos y apreciamos la vida. Estando, por tanto, recomendada ante estados de desánimo o decaimiento. El número 8, en las esencias 801, 802 y 803 está referido a nuestro Maestro Superior, por encima del chakra corona, y conocido también como Estrella del Alma.

La elección de la esencia ha de resonar plenamente en el aquí y el ahora de la persona, en sus circunstancias actuales y con su interior. El método de diagnóstico es el propio de cada terapeuta: entrevista personal, péndulo, kinesiología… A diferencia de otros sistemas, las Esencias de Luz no se mezclan entre sí, con excepción de la triple esencia de turmalinas – Corazón, que se encuentra preparada como Esencia de Rescate en spray.

El tratamiento se realiza tomando diez gotas de esencia, dos veces al día, en la mañana y en la noche, al despertarse y antes de dormir, coincidiendo con los momentos de cambio de consciencia entre la vigilia y el sueño. En la noche, el recuerdo de los sueños se convierte en una guía muy valiosa, de lo inconsciente a lo consciente, con imágenes oníricas reveladoras del proceso específico de cada una de las esencias.

El efecto de las Esencias de Luz es vivido desde niveles profundos, percibiéndose sus beneficios desde la primera semana.

Hasta un total de 24 Esencias componen el set completo de Esencias de Luz SIBYL, además de los tratamientos en spray de las 7 Esencias de Rescate, que pueden tomarse como autotratamiento cada vez que se necesiten para sus distintas indicaciones, pudiéndose encontrar en farmacias y dietéticas.

A continuación se ofrece una breve explicación de cada una de las 24 Esencias de Luz, pero es importante destacar la importancia de ver el mensaje completo relacionado con cada piedra y que se puede consultar en la web de SIBYL.

801- ALEXANDRITA – Purificación. Favorece la energía limpiadora de tu cuerpo, renunciando a todas las toxinas de la culpa y la culpabilización.

802- APATITA – Voluntad. Tu voluntad se alinea con las fuerzas del cielo para ayudarte en tu expansión y destino.

803- ZAFIRO BLANCO – Espiritualidad*. Te abres cada vez más al camino del guerrero bondadoso, te rindes a la espiritualidad en la vida.

701- DIAMANTE – Iluminación. Hace latente y visible a la mente racional, la superioridad de la mente espiritual.

702- TOPAZIO INCOLORO – Fe. Aumenta tu Fe y comprendes que el Amor y la Fe te protegen y te guían.

703- CRISTAL DE ROCA – Determinación. Tu voluntad concentra toda la energía en un único propósito.

601- AMATISTA – Conocimiento. Permite el conocimiento profundo, despertar más allá de las apariencias, disipando la confusión para reconocer la verdad.

602- AQUA MARINHA – Misión. Ayuda a recordar quién eres y cuál es tu misión espiritual, para vivir con sentido y consciencia.

603- KYANITA – Equilibrio. Te permite recuperar el equilibrio para lograr constancia y avanzar.

501- ESMERALDA – Fuerza*. Eleva tu energía en los lugares y espacios no saludables para ti.

502- PERIDOTO – Sanación. Ayuda a cerrar y sanar las heridas del pasado, abriéndote a la ilusión por el presente y el futuro.

503- TURMALINA VERDE – Autosanación. Potencia tu poder de autosanación y confías en la sabiduría de tu cuerpo, de la Luz en tus células.

504- ANDALUZITA – Autoestima. Refuerza tu autoestima, permitiéndote apreciarte en el valor de todas tus potencialidades.

505- TURMALINA MELANCIA – Confirmación. Despierta lo mejor de ti mismo, orientándote en la dirección de tu Estrella Guía y confirma tu camino.

401- RUBELITA – Amor*. Te abre los ojos a la persona con quien has de compartir el amor.

402- QUARTZO ROSA – Paz. Permite comprender y adentrarte en la energía del amor, relajando y suavizando las emociones si te has sentido dañado.

444- TURMALINAS – Corazón*. La triple esencia de turmalinas conforma el triángulo o trinidad hacia el camino del corazón.

301- BRAZILIANITA – Aceptación. Te ayuda a aceptar la realidad presente, como paso indispensable para el aprendizaje y la superación de las dificultades.

302- CITRINO – Sol Interior. Eleva tu energía desde el plexo solar al corazón, desde las emociones más viscerales que te bloquean al sentimiento de amor que abre tu corazón.

303- TOPAZIO IMPERIAL – Escudo de Luz*. Te protege anímicamente ante situaciones que sientes como amenaza desde el mundo externo, manteniéndote en tu centro de equilibrio y la tranquilidad de tu Ser Interior.

304- BERILO AMARELO – Sencillez. Muestra el camino de la felicidad por el aprecio de las cosas más sencillas y, a su vez, las más valiosas de la vida.

201- KUNZITA – Prosperidad*. Alivia la angustia por las carencias o amenazas a nivel material, devolviéndote la indispensable confianza en el flujo de prosperidad.

202- QUARTZO FUME – Poder. Desvela, sólo para ti mismo, tus vulnerabilidades, tomando conciencia de ellas para superarlas.

101- GRANADA – Arraigo. Ayuda en el arraigo del lugar y momento que te corresponde vivir, sintiendo intensamente el aquí y el ahora.

102- RODOLITA – Pasión*. Potencia la pasión con la que vives y aprecias la vida, permitiéndote disfrutar con mayor intensidad y éxito personal. *Estas esencias se encuentran también en Spray, como Esencias de Rescate.

 

FITOTERAPIA

MARTA GARCÍA FUENTES 

 

Consulta en Madrid, Avda. General Fanjul, 74, 3º A. C.P. 28044 Telf. 651130248

E-mail: marta@kinat.es Web: www.kinat.es

Realiza consulta de Naturopatía, Fitoterapia, Flores de Bach, Oligoterapia y Suplementación Ortomolecular, Reiki y Técnica del Par Biomagnético.

 SECRETOS PARA UNA SALUD SUPERIOR

Cada uno de nosotros es un mundo, y cuando decidimos buscar ayuda o empezar un tratamiento es vital sentirnos escuchados, que nos comprendan, y saber que la persona que está delante se implica con nosotros en la tarea.

El cuerpo-mente no son dos cosas separadas, forman un todo indivisible. Por eso, la atención que recibimos debe ser integral y además personalizada, para atender a nuestras necesidades particulares.

Vivimos en una sociedad en la que pensamos que la salud está en manos del destino, que es responsabilidad de los médicos o que es cuestión de suerte, cuando en realidad, la salud depende en gran parte de nosotros.

Para alcanzar un estado de salud plena, lo primero que tenemos que hacer es responsabilizarnos de ella y adoptar conductas que contribuyan a lograr un equilibrio entre la esfera mental-emocional-física. Sólo ahí está la clave.

Tenemos un gran potencial en nuestra mente y en nuestro cuerpo. Cada célula de nuestro organismo sabe de manera natural lo que tiene que hacer, y todas trabajan en equipo para mantener nuestra salud y bienestar. Sólo tenemos que darles lo que necesitan, alinearnos con las leyes naturales y dejar que nuestra fuerza vital nos ayude.

¿Sabías que ya se ha demostrado la relación que existe entre la mente y el cuerpo? Lo ha hecho una rama de la ciencia llamada psiconeuroinmunología. Y gracias a ella sabemos, por ejemplo, que la forma en la que pensamos influye directamente sobre nuestro sistema inmune y nuestro sistema endocrino.

Cuidar de cosas tan sencillas y cotidianas como qué comemos, qué pensamos, cómo nos relacionamos con lo demás o qué conflictos hay en nuestras vidas, es, por lo tanto, mucho más importante de lo que parece. No debemos simplemente esperar a que aparezca la enfermedad.

Como decía el padre de la medicina, Hipócrates: “Lo que mantiene la salud, cura la enfermedad, y lo que cura  enfermedad mantiene la salud”.

Cada día contamos con más técnicas que trabajan en esta dirección y se alinean con las leyes de la Naturaleza para mantener y promover la salud, y no sólo para luchar contra la enfermedad.

FITOTERAPIA

La Fitoterapia consiste en el uso de plantas con un fin medicinal o terapéutico.

Es una ciencia tan antigua como el hombre. Las civilizaciones antiguas la usaban en sus tribus con fines medicinales, e incluso en los rituales. Es bien conocido por todos la figura del chamán, que preparaba ungüentos y hacía distintos preparados a base de plantas para el resto de sus miembros.

Es también una de las técnicas más utilizadas en el mundo. Según la Organización Mundial de la Salud, el 80% de la población mundial depende de las plantas medicinales para la atención primaria de la salud. ¿Y, quién de nosotros no se ha tomado alguna vez una manzanilla o no ha hecho vahos con hojas de eucalipto?

Pero no pensemos que las plantas son sólo pequeños remedios para males menores. O que es una técnica que se está quedando anticuada o desfasada. Todo lo contrario. El avance de la ciencia ha demostrado mediante estudios científicos, lo que la tradición y la experiencia ya conocían. Los avances técnicos han permitido descubrir e identificar los principios activos de las plantas, esas sustancias que le confieren la acción curativa. Gracias a ello, podemos saber a ciencia cierta, cuál es el uso más apropiado para cada planta.

De estos principios activos, consideramos los siguientes como los más importantes:

- Heterósidos: Comprenden un grupo amplio de sustancias con funciones muy importantes para los seres vivos. Se dividen en varios subgrupos con acciones muy variadas, sobre el aparto respiratorio, cardiotónicos, circulatorios, antiinfecciosos, analgésicos, hepatoprotectores, diuréticos y con efecto renal, antiinflamatorios y otras funciones.

- Flavonoides: También conocidos como la vitamina P. Tienen tres acciones características sobre la fragilidad de los vasos sanguíneos, en trastornos cardíacos y circulatorios, y como antiespasmódico digestivo.

- Alcaloides: Son sustancias muy activas a muy bajas dosis. Son los responsables de la actividad terapéutica de muchas plantas, pero también tienen riesgo de toxicidad. Tienen acción sobre el sistema nervioso central y sobre el sistema nervioso autónomo. Hay alcaloides que actúan como excitantes o estimulantes, como la cocaína, y otros son depresores, como la morfina que se emplea para dolores crónicos.

- Mucílagos: Son sustancias que en presencia de agua se hinchan formando soluciones viscosas. Son eficaces laxantes y emolientes, pues forman una capa sobre las mucosas y las protege de la irritación.

- Taninos: Son capaces de curtir la piel y precipitar sustancias, lo que le confiere la propiedad astringente. Se pueden usar como antidiarreicos, cicatrizantes, antioxidantes, antihemorroidales o antisépticos.

- Aceites esenciales: Son sustancias complejas, formadas de numerosos compuestos. Son olorosos y volátiles. Tienen propiedades antiinflamatorias, antisépticas, diuréticas, antiespasmódicas y tonificante digestivo.

La acción terapéutica de las plantas puede ayudarnos en muchos y muy variados síntomas o problemas. Podemos utilizar la fitoterapia cuando ya hay una dolencia o con un fin más preventivo. Según el uso que podemos hacer de las plantas, podemos agruparlas de la siguiente forma:

- Plantas con acción depurativa hepática: como el boldo, el cardo mariano o el desmodium.

- Plantas inmunomoduladoras: como la uña de gato, astrágalo o la equinácea.

- Sistema osteoarticular: consuelda, harpagofito y árnica.

- Plantas digestivas: como la angélica, la alcachofera, el malvavisco, el ajo, la menta o la frángula.

- Plantas cardio-circulatorias: espino blanco, bolsa de pastor, ciprés o ginkgo biloba.

- Plantas renales: cola de caballo, arenaria, abedul o el diente de león.

- Plantas para la piel: caléndula, aloe vera y árbol del té.

- Plantas respiratorias: tomillo, gordolobo, drosera, agrimonia o el espliego.

- Plantas para el sistema nervioso: tenemos plantas sedantes como el lúpulo, la melisa o la valeriana. Otras con acción estimulante como el eleuterococo o la rhodiola. Y para los trastornos depresivos el hipérico o la avena.

- Plantas para trastornos ginecológicos: salvia, dong quai, sauzgatillo o trébol rojo.

Podríamos decir que cualquier dolencia puede verse beneficiada del uso de las plantas.

Otra de las grandes ventajas de la fitoterapia es que al usar la planta entera o una de sus partes, estamos utilizando todas sus sustancias en sinergia, es decir, al disponer de todos los elementos se potencia el efecto terapéutico y se consigue un mayor beneficio que utilizando un principio activo aislado, y además, se reducen los efectos secundarios.

A diferencia de otras técnicas, resulta muy fácil hacer un tratamiento totalmente personalizado a las necesidades particulares de cada uno. Podemos combinar distintas plantas que tengan la acción que deseamos para conseguir un mayor efecto o para complementarlas entre sí y obtener mejores resultados.

Resulta muy interesante además, la facilidad que nos ofrecen las plantas medicinales para preparar jarabes, emplastos, cataplasmas e incluso cremas, personalizados y adaptados a lo que necesitemos en cada momento. Además, en el mercado también disponemos de distintas formas de presentación, como comprimidos, cápsulas, jarabes o gotas.

No obstante, es muy importante que la utilización de hierbas y plantas para la salud, la supervise un profesional especializado con el fin de evitar posibles interacciones negativas con otras sustancias, nutrientes o fármacos, efectos secundarios o contraindicaciones, especialmente en embarazadas, y también para evitar la costumbre tan arraigada de utilizar las plantas para simplemente “anular” síntomas molestos, como se hace muchas veces con algunos fármacos, calmantes, analgésicos, etc. Es necesario averiguar cuál es la causa del problema y actuar sobre dicha causa y no solamente sobre el síntoma, porque sino, se corre el riesgo de pensar que se está actuando adecuadamente, calmando temporalmente el problema, pero en realidad se está perdiendo un tiempo precioso para solucionarlo realmente mediante otros recursos sanitarios o médicos.

Otro consejo interesante para aquellas personas que toman habitualmente infusiones de hierbas es, que después de estar tomando las hierbas durante un periodo largo, un mes o dos, se debe descansar alguna semana, con el fin de evitar el acostumbramiento o la resistencia del organismo a dichas sustancias.

En definitiva, la fitoterapia es una técnica que nos ha acompañado a lo largo de la historia, y que se adapta a los nuevos tiempos facilitándonos su uso, aportando sensibles beneficios y escasos efectos adversos.

La Naturaleza nos ofrece lo que necesitamos, desde el alimento hasta la salud. Ahí es donde entra la fitoterapia, utilizando los recursos naturales sin manipularlos, sin alterarlos, para que podamos sacar todas sus ventajas, tal y como nos los ofrece.

 

FLORES DE BACH

Mª ÁNGELES SAYAGO GORDILLO

Consulta en Mataró (Barcelona) Telf. 686535479 E-mail: masayago@yahoo.es
Blog:
http://angelsmaranda.blogspot.com

Terapias Holísticas, Flores de Bach, Reiki, Reflexología podal energética. Cursos de terapia floral de Bach.

SECRETOS PARA UNA SALUD SUPERIOR

Querer gozar de un buen estado de salud no es algo exclusivamente humano, pues los animales también utilizan instintivamente mecanismos de conservación o de curación cuando enferman. Sin embargo, nosotros hemos perdido ese instinto y además, nuestra consciencia se ha ampliado a otros tipos de deseos y emociones no siempre favorables para nuestra salud.

Nuestra primera reacción ante cualquier desequilibrio o dolencia que padecemos, es tomar un “remedio”. Cuando nos duele la cabeza tomamos un analgésico, si nos duele la espalda un antiinflamatorio… Tenemos poca capacidad para aguantar el dolor y no nos planteamos los porqués de nuestros dolores físicos y mentales si logramos que el dolor o el malestar desaparezcan. Buscamos soluciones externas a las dolencias, ya sean físicas o psicológicas, que nos impiden llevar nuestra vida con “normalidad”. Pero, ¿y si la clave en la mayoría de estos desequilibrios la tuviéramos en nuestro interior?

Muchos síntomas y enfermedades son mensajes de nuestro organismo, dándonos un tirón de orejas para que le prestemos más atención, pues nos indican que vamos por caminos no adecuados. Por eso, no tenemos que verlas como algo necesariamente malo, sino como señales que nos indican la necesidad de conectar con nosotros mismos, con lo que realmente somos, y rectificar aquello que nos desequilibra y produce trastornos y enfermedades.

Parece sencillo, pero llevarlo a la práctica no lo es. Especialmente debido a que la sociedad tan extremadamente competitiva en la que vivimos dificulta procurarnos el debido respeto, atención y cariño a nosotros mismos. Nos maltratamos sin querer porque sólo pensamos en conseguir objetivos. Nos hemos convertido en una sociedad deshumanizada y emocionalmente débil. Por eso se prevé que la depresión, la ansiedad, el Alzheimer, y en general los trastornos mentales y demencias, se conviertan en la pandemia de este siglo.

Para conseguir este respeto y atención que necesitamos, hemos de intentar reencontrarnos con nosotros/as mismos/as, escuchándonos desde el corazón, con agradecimiento y amor, siguiendo a la intuición. Éste es el primer paso para gozar de un óptimo estado de salud, pero además, es de vital importancia comer adecuada y sanamente, llevar un ritmo de vida saludable, con horarios regulares, respetar los periodos de sueño y de descanso, practicar ejercicio físico o deporte regularmente, relajar la mente, divertirnos y disfrutar de la vida. Una vida equilibrada y natural es la mejor prevención ante la enfermedad.

Disponemos, además, de otras herramientas y técnicas naturales que podemos utilizar como prevención, reforzando nuestra salud, o cuando a pesar de nuestros esfuerzos no conseguimos alejar la enfermedad. Entre estas herramientas encontramos técnicas que trabajan con el cuerpo físico, como por ejemplo el masaje o la osteopatía, o con el cuerpo energético, como el Tai-chi o las flores de Bach, de las que os hablaré a continuación.

Son técnicas no invasivas que carecen de efectos secundarios siempre que estén aplicadas por personas expertas. Pueden ayudar a desbloquearnos y a conectar con nuestra esencia, con lo que realmente somos, posibilitando que fluya nuestro verdadero potencial humano, físico, mental, energético y espiritual.

FLORES DE BACH

La terapia floral de Bach, fue creada por el médico inglés Edward Bach hacia el año 1928. Si tuviéramos que definir con pocas palabras su figura, extraordinaria y adelantada a su época, serían las de “sanador del alma”. Era un ser tremendamente amoroso y compasivo con los demás, y los cimientos de su obra se apoyan en cómo erradicar el sufrimiento de todos y cada uno de los seres que lo habitan. Estaba con vencido de que las técnicas para curar a los enfermos debían de ser lo más naturales y sencillas posibles, y que podían hallarse en la Naturaleza, fuente de vida, armonía y equilibrio. Fue en ella donde descubrió su revolucionaria terapia, en la energía de flores y árboles. Desafortunadamente, igual que ocurrió con otros célebres médicos que descubrieron técnicas revolucionarias, se puso en contra a los estamentos de la medicina convencional. Fue muy célebre en su época, y a su consulta llegaba gente de toda Inglaterra para tratarse de sus dolencias. Su sistema está reconocido por la Organización Mundial de la Salud.

Hay muchas dolencias y enfermedades cuya curación se le resiste a la medicina convencional, y esto es porque ésta actúa solamente a nivel del cuerpo físico. Resulta que además de éste, tenemos un cuerpo mental, otro emocional y energético o espiritual. Somos energía, aunque por su sutileza, y desde nuestra racionalidad, no la podamos ver. Pero está ahí. Somos pues, energía, y la medimos en frecuencias vibratorias.

Si estamos contentos, alegres, motivados (emociones todas ellas positivas), la energía que emitimos será de una frecuencia vibratoria alta, con lo que el estado de salud será óptimo, mientras que por el contrario, si estamos tristes, deprimidos o enfadados (emociones negativas), la energía que emitiremos a nuestro alrededor será de frecuencia baja, y por lo tanto, se generará más enfermedad.

Las flores de Bach actúan a nivel vibratorio y energético, de manera que cuando estamos desequilibrados, el hecho de ingerir el remedio adecuado, contrario a la emoción que sentimos en positivo, hace que nuestra energía y la energía de la flor, de frecuencia más alta que la nuestra en ese momento, entren en contacto y se produzca una armonía en nosotros, nos equilibra, energética y emocionalmente, y si conseguimos armonizar nuestras emociones, difícilmente se materializará la enfermedad en el plano físico.

Bach decía: -“Las Flores no curan atacando directamente la enfermedad, sino invadiendo nuestro cuerpo con las bellas vibraciones de nuestro Yo Superior, ante cuya presencia la enfermedad se derrite como la nieve al sol. No hay una auténtica curación sin un cambio en la orientación de la vida, sin paz en el alma y la sensación interna de felicidad”.

Las flores de Bach son una herramienta extraordinaria para conocernos, para llegar a nuestro interior, a lo que realmente somos, y darnos esas respuestas que tanto necesitamos cuando pasamos por según qué procesos dolorosos. Nos abren la puerta de la conciencia y de la intuición y nos llevan a restablecer nuestra salud. Son una herramienta útil, pero no una varita mágica, por lo tanto, nosotros también debemos “cambiar” cosas que ya no nos sirven, actitudes y patrones de conducta que nos generan trastornos y nos perjudican.

El sistema floral se compone de 38 remedios extraídos de la Naturaleza, y tratados mediante sistemas de solarización y de ebullición, a base de flores silvestres y árboles, y una única fórmula conocida como Rescue Remedy o remedio de urgencia.

La terapia floral del Dr. Bach es una técnica natural vibracional, energética y holística. No actúa a través de principios bioquímicos, biológicos, físicos ni moleculares. Si lleváramos a un laboratorio de análisis un frasco de un preparado floral, veríamos que su resultado sería agua y el vehículo que se utiliza como conservante, brandy, vodka o glicerina vegetal. Lo que actúa cuando iniciamos un tratamiento floral es la energía del remedio.

El Dr. Bach clasificó sus remedios partiendo de siete grupos o estados emocionales que puede experimentar un individuo en negativo:

GRUPO I:     MIEDO (Aspen, Cherry Plum, Mimulus, Red Chestnut, Rock Rose)

GRUPO II:   INCERTIDUMBRE (Cerato, Scleranthus, Gentian, Gorse, Wild Oat, Hornbeam)

GRUPO III: FALTA DE INTERÉS EN EL PRESENTE (Olive, Clematis, Honeysuckle, Wild Rose, White Chestnut, Mustard, Chestnut Bud)

GRUPO IV:   LA SOLEDAD (Impatiens, Water Violet, Heather)

GRUPO V:    HIPERSENSIBILIDAD (Walnut, Agrimony, Centaury, Holly)

GRUPO VI:   DESESPERACIÓN (Willow, Larch, Pine, Crab Apple, Elm, Oak, Star of Bethelhem, Sweet Chestnut)

GRUPO VII:  PREOCUPACIÓN EXCESIVA POR LOS OTROS (Chicory, Vervain, Vine, Beech, Rock Water)

El sistema floral actúa sobre los diferentes estados de consciencia que vive una persona en relación consigo misma y con el mundo que la rodea, teniendo un poder altamente regenerativo y armonizador. No ataca el defecto directamente como la alopatía, a modo de parche, ni elimina el problema como la homeopatía, sino que actúa reemplazando el defecto por la virtud opuesta a éste, a través del cuerpo etéreo o sutil (emocional), haciéndonos conscientes de lo que nos pasa, para sanarlo desde lo más profundo de nuestro ser, desde nuestra esencia. Nos amplía la conciencia y el espíritu, permitiéndonos vivir con mayor plenitud. Al iniciar un tratamiento, es frecuente soñar mucho por la noche, pues los remedios limpian nuestra mente de la basura emocional acumulada.

Nacemos armónicos, con una esencia interior pura, pero conforme vamos creciendo, racionalizamos las cosas que suceden a nuestro alrededor y nos ataviamos de capas como si fuéramos una cebolla. Unas son para protegernos, otras porque nos enfadamos, a veces por miedo, por soledad... Pero no son capas sanas. Con el tiempo, estas capas van conformando todo lo que somos a lo largo de nuestra vida. A veces nos vestimos con capas sanas y relucientes, son nuestras emociones positivas, y otras veces con capas que están feas y oscuras, son las emociones negativas. Pues bien, los remedios florales ayudan a quitarnos esas capas negativas de frecuencia baja, que hacen que no tengamos un buen estado de salud, ayudan a liberarnos de patrones negativos de conducta y nos conectan con nuestra verdadera esencia interior, con nuestra flor tipo, según Bach.

Al tratarse de una terapia holística, que considera a la persona como un todo, cuerpo, alma y mente, cada tratamiento floral es personal e individualizado, atendiendo a las características emocionales del cliente y de su problemática. Por ello, un tratamiento servirá para la persona a la que se le haya preescrito pero no para otras. Es importante acudir a un buen terapeuta floral para que indique los remedios adecuados y paute la duración del tratamiento. Los remedios pueden adquirirse en farmacias y herbodietéticas a un bajo coste.

Los remedios florales se aplican principalmente por vía oral, concretamente por vía sublingual a través de un gotero, pero también puede administrarse por vía tópica, en la bañera, baños de pies, directamente sobre la piel, y en puntos energéticos o chakras, con gran efectividad. Dependiendo de la sensibilidad y de las ganas de sentir de los clientes que llegan a la consulta, hay quien con apenas coger el gotero en su mano ya sienten la vibración del remedio, otros tardan más, pero desde mi experiencia puedo decir que cuando aplico las flores en los centros energéticos del cliente, o sea en los chakras, el efecto es inmediato, hasta para los más escépticos. Generalmente también lo combino con aromaterapia y con gemoterapia, ya que hacen una sinergia perfecta.

Finalmente, destacaría el importante papel preventivo del tratamiento floral. Las pueden ingerir bebés, personas convalecientes, ancianos, plantas y animales, y actúan sólo a nivel de desarmonía, de manera que si ingerimos una esencia que no procede a nuestro estado emocional en desequilibrio, simplemente no actuará, pero aún así, tampoco nos desarmonizará. Carecen de efectos secundarios y de contraindicaciones. Es más, aumenta los efectos de otras medicaciones o tratamientos que se tomen. Aprovechemos pues, esta estupenda herramienta para vivir en armonía y plenitud desde el corazón, porque sólo desde él, descubriremos el verdadero amor, nuestra esencia.

 

KINESIOLOGÍA HOLÍSTICA

ROSER TORDERA FONDEVILA 

 

Consulta en Sant Cugat del Vallès (Barcelona) Telf. 690663957
E-mail: roser.tordera@gmail.com Blog: http://consultadekinesiologia.blogspot.com

Kinesiología Aplicada y Holística, Kinesiología Emocional, Sanación Pránica (Pranic Healing). Licenciada en Biología y estudios en curso de Psicología y Psicoterapia Integradora Humanista. Conocimientos complementarios en Reiki, Flores de Bach, Fitoterapia y Oligoelementos. Practicante de Hatha Yoga y Meditación.

SECRETOS PARA UNA SALUD SUPERIOR

La receta mágica para una salud superior, una salud en mayúsculas, es lo que busca mucha gente, pero me temo que no existe la fórmula infalible. Y quizás ésta sea la gracia de la vida, poder crearla a cada instante.

Lo que desde mi punto de vista puedo aportar es que ir hacia la salud superior tiene mucho que ver con que cada uno hagamos nuestro camino de crecimiento personal. Sin duda, hay varios aspectos esenciales en la vida que contribuyen en gran medida a tener una buena salud. Podemos destacar el agua, la alimentación y la respiración, por ser las tres entradas mayoritarias en el organismo, junto con el cuidado del cuerpo físico. Aún así, me gustaría resaltar la importancia de ese camino hacia la esencia, ese andar hacia la coherencia con nuestra propia naturaleza; me parece un enfoque sutil que puede acoger todos los otros, pues una persona conectada con su esencia se percata de las necesidades del momento y encuentra los recursos para cubrirlas. Un ejemplo sería el de la mujer que está en plena menstruación y siente que necesita comer lentejas o carne. Si puede escucharse y respetar estas necesidades tendrá un nivel de salud (tanto física como psicológica) mucho mayor, que si está desconectada.

Pero, ¿cuál es esta esencia? ¿Cómo puedo encontrar la mía?

Para estar en contacto con lo que realmente somos, es necesario conectar con el corazón profundo. Se trata de un estado de apertura, de respeto y de amor desde donde uno crea y renueva su vida a cada instante. Es un estado dinámico de adaptación constante, de fluir.

Otra forma de comprenderlo es explorando lo que no es. Estar conectado no es estar invadido por la mente ni por el corazón condicionado. Con frecuencia, las riendas de la vida están en manos de las ideas, los prejuicios, las emociones, los condicionamientos, los hábitos… Y no hay espacio para nada más. Dar a la mente el lugar que le pertenece y desenredar los nudos del corazón condicionado es una buena manera de responsabilizarnos de nuestro crecimiento.

KINESIOLOGÍA HOLÍSTICA

En la actualidad encontramos un gran abanico de técnicas que nos pueden acompañar a avanzar en el propio proceso de crecimiento y salud, y la Kinesiología Holística es una de ellas. Parte de unos principios sobre la salud que cabe señalar para poder comprender las bases sobre las que se fundamenta.

En primer lugar, el cuerpo busca la salud de forma natural, ya que trabaja para la homeostasis. En otras palabras, todos los sistemas del cuerpo se autorregulan y, por lo tanto, tenemos la tendencia a estar sanos. En segundo lugar, la salud tiene que ver con la colaboración entre los diferentes sistemas del cuerpo a causa de su complejidad: todo está interrelacionado a muchos niveles. Además, se da una globalidad en la información, de manera que cada parte del cuerpo sabe qué pasa en el cuerpo entero. La palabra Holística quiere hacer referencia a dos conceptos: por una parte, etimológicamente significa todo (del griego “holos”); por otra parte, toma la idea de la holografía, un fenómeno físico-óptico en el que cualquier fragmento de una imagen tridimensional vuelve a reproducir la totalidad de la imagen. Eso explica la razón por la que tenemos tantos sistemas reflejos en el cuerpo (oreja, manos, pies…). Por último, el principio de individualidad destaca que no a todo el mundo le va bien lo mismo, es decir, cada uno tenemos nuestra forma particular de enfermar y también de llegar a la salud.

En términos prácticos se puede definir la salud como la adaptación satisfactoria a los cambios del medio externo e interno. Recibimos constantemente una gran cantidad de estímulos y, aunque unos pocos se procesan conscientemente, la mayoría lo hacen a nivel inconsciente. Para cada información el cuerpo genera una respuesta, la mejor adaptación de que dispone según los recursos que tiene y el momento en que se encuentra. Para economizar energía, las respuestas se automatizan, es decir, repetimos la misma adaptación aunque las circunstancias hayan cambiado. Como ejemplo imaginario, vamos a suponer que los zapatos que llevas te rozan en el pie derecho. El pie se adapta apoyando más por la parte externa y esto te sirve para que no sientas dolor. Al cabo de unos días te compras unos zapatos muy cómodos y regalas los que no te iban bien. Aún así, el pie responde como si todavía hubiese el roce y sigues poniendo más peso en la parte externa. El resultado es que a veces la adaptación causa más problemas que beneficios porque está desfasada, es una respuesta vieja para afrontar una nueva situación. Además, cuando el lugar que ha realizado la adaptación ya no puede hacerse cargo de ella, otra parte coge el relieve compensando la anterior. Este proceso no ocurre con un estímulo aislado, sino que manejamos muchísima información a cada instante. Por lo tanto, se dan secuencias de adaptaciones y compensaciones que el cuerpo hace a todos niveles (físico, bioquímico, psicológico y energético).

Siguiendo con el ejemplo anterior, la musculatura de la pierna sufre una serie de compensaciones para equilibrar el pie y así se va conformando un esquema corporal fruto de todas las adaptaciones a nuestra experiencia vital. Este esquema corporal es la base desde donde respondes a la entrada de nueva información. Parece que sólo intervenga la parte física pero afecta a las demás facetas del ser. Todavía más, a lo mejor la siguiente compensación es que dejas de salir a correr como hacías todos los días, no como una decisión consciente, sino porque te da pereza (la mejor adaptación disponible del cuerpo es que no hagas ejercicio para proteger tu pierna y lo hace a través de sentir pereza). Al cabo de un tiempo, debido al estrés del trabajo, intentas volver a una rutina de ejercicio físico, pero siempre encuentras una excusa para no empezar. Quieres tener disciplina pero no hay manera. Así que vas al Kinesiólogo que te recomendó un amigo para ver si te puede ayudar.

Cuando se acumulan las dificultades de adaptación surgen los síntomas, malestares tanto físicos como psicológicos. Son la parte visible de algo que puede venir de lejos. Llegas a la consulta y le cuentas al terapeuta que te gustaría tener más disciplina. Entonces él te acompaña en el viaje para encontrar la causa profunda del problema y la mejor forma para desbloquearla. En definitiva, la Kinesiología Holística permite desactivar las cadenas de compensaciones y potenciar nuevas formas de adaptación más adecuadas a la persona y circunstancias que se encuentra.

Entonces, ¿cómo trabaja exactamente la Kinesiología Holística?

Llegados a este punto, introduciré unas pinceladas de historia para comprender el contexto de donde surge. En los años 60 del siglo XX, el Dr. Goodheart, quiropráctico, encontró la importancia de los músculos como almacenes de información en el cuerpo. Descubrió que la calidad de la respuesta de un músculo da cuenta del estado de un circuito, que incluye información nerviosa, linfática, sanguínea, de un órgano/víscera y de un meridiano de acupuntura. Mediante un test muscular se comprueba si el músculo está fuerte o débil (La terminología fuerte/débil está en desuso porque se asocia con la cantidad de fuerza del músculo, cuando en realidad medimos la calidad. Para ser más precisos hablamos de músculo facilitado/inhibido, pero he conservado la antigua forma para que la comprensión sea sencilla. Para obtener información más detallada leer “Kinesiología. Tu cuerpo responde” de José Luis Godoy Muelas). Si está débil, el desbloqueo de cualquiera de los aspectos que están en relación, desencadena la corrección de los demás. Se puede comprobar porque, al volver a testar el músculo, éste responde de forma fuerte. Así nace la Kinesiología Aplicada.

Inicialmente se testan determinados músculos realizando lo que se llama una rueda muscular, ya que cada uno de ellos informa de su circuito asociado. Más adelante se introduce la técnica del músculo fuerte indicador (MFI) en que un solo músculo responde a los estímulos que le pone el terapeuta.

Durante los años 70, un fisioterapeuta y osteópata belga, Raphaël van Assche, descubre por casualidad el reflejo del brazo (AR). Aquí el test se realiza estirando los brazos por encima de la cabeza. La persona está tumbada en una camilla y sólo tiene que relajar los brazos. Con el estiramiento de ambas cadenas musculares, se recoge si el estímulo causa estrés a través del acortamiento de una de las dos cadenas. Se trata de un código binario (brazos iguales o desiguales) para conocer la respuesta del cuerpo (de todo el ser). Es el inicio de la Kinesiología Holística.

A partir de aquí los avances son espectaculares y rapidísimos. Se ha encontrado un método fiable para conocer la respuesta de una persona aun si no es consciente de ella. Así que surgen diferentes maneras de trabajar, se integran técnicas que hasta ahora no se podían comprobar e incrementan los protocolos para testar cosas tan diversas como alergias, cándidas, creencias limitantes o el estado de los chakras.

Una definición sencilla de Kinesiología Holística podría ser la siguiente:

La Kinesiología Holística es un sistema de comunicación con la totalidad de una persona a través de los cambios de tono en las cadenas musculares, que se reflejan en la longitud relativa de los brazos. Permite encontrar la causa primaria de un desequilibrio y liberarlo de manera que se restablezca la capacidad autocurativa del cuerpo.

El propio cuerpo escoge la información que necesita que salga respecto del conflicto a tratar y también pide la forma de cómo quiere desbloquearse. El papel del terapeuta tiene dos funciones principales: acompaña la persona allí donde quiera llegar, respetando el proceso que esté llevando a cabo, y a la vez, es el que ofrece las posibilidades para que se desarrolle el proceso. Al fin y al cabo, el Kinesiólogo pone las “preguntas” (las opciones) y el cuerpo responde sí o no. Si por ejemplo, soy además sanadora pránica voy a poder ofrecer muchas correcciones energéticas. Por lo tanto, la formación, el bagaje y el talante del terapeuta influirán sobre el “menú” de opciones a escoger.

Dentro de las técnicas naturales, la Kinesiología Holística contribuye a la salud con unas aportaciones que destacables.

· Concibe el ser humano en su totalidad integrando sus diferentes cuerpos (físico, bioquímico, psicológico y energético). Aunque el síntoma sea de un tipo (por ejemplo bioquímico, en el caso de una hepatitis), la causa profunda puede estar en otro lugar (puede ser psicológica y tratarse con técnicas de liberación emocional).

· Trabaja de forma totalmente personalizada: con un mismo malestar, dos personas van a responder con informaciones de adaptaciones distintas y pedirán tratamientos diferentes.

· Respeta el proceso de la persona y el momento en que se encuentra. El hecho de manejar información inconsciente podría parecer que pueden salir a la luz cosas enterradas que la persona no está preparada para tratar. Por el contrario, se utiliza un filtro de prioridad para desbloquear lo necesario en aquel momento. Se llega tan lejos como pide el cuerpo, que tiene la sabiduría para guiar los pasos del camino que quiere realizar.

En definitiva, la Kinesiología Holística es una técnica que puede contribuir a la salud en todos sus niveles, desde la más básica hasta la salud superior.

Como reflexión final me gustaría añadir que no hay una forma buena o mala de andar nuestro camino, al igual que no hay una técnica mejor o peor para que nos acompañe durante algunos de los pasos. La cuestión es que nos sea útil, que nos pueda ayudar en ese momento. Y si nos escuchamos, obtendremos la respuesta.

 

MASAJE AYURVÉDICO

GEMMA HERRERO SAS

Consulta en Sabadell (Barcelona) Telf. 606143220

E-mail: ghsas@unitat.es Web: www.unitat.es

Diplomada en Enfermería (1994), Especialista en Salud Laboral y en Terapias Complementarias Naturales. Diplomada en Masaje Ayurvédico. Quiromasajista, Linfoterapeuta, Terapeuta floral (Flores de Bach) y de Técnica Metamórfica. Imparte talleres sobre Masaje Ayurvédico y Masaje Infantil. Ha sido entrevistada en radio y televisión como experta en Masaje Ayurvédico. Practicante de Yoga y Danza Oriental. Miembro fundadora de ASA (Associació Solidària Anantapur) www.asaanantapur. org

SECRETOS PARA UNA SALUD SUPERIOR

En mi opinión, las claves para conseguir vivir en un estado de verdadera salud, lo que se consideraría una salud superior, son conocerse, hacer prevención, cuidarse uno mismo a nivel holístico (cuerpo-mente-alma), mantener el equilibrio en la dedicación de cada una de las áreas de nuestra vida, sabiendo qué cosas convienen y cuáles no, así como vivir en un estado de felicidad y/o satisfacción personal.

Si una persona no es feliz, difícilmente podrá llegar a gozar de una salud superior, por mucho que se cuide. Igualmente, si no se cuida, con sólo ser feliz tampoco será suficiente. El Ayurveda habla de ello. Tiene en cuenta la promoción de la salud, la prevención y el concepto de la salud y la felicidad. Dice: “El propósito de Ayurveda es, principalmente, fomentar, prolongar y mantener una vida sana y feliz. Asimismo, aspira a prevenir y curar las enfermedades”.

El Ayurveda distingue 3 personalidades o constituciones (Prakruti): Vata, Pitta y Kapha, y dice que no todo va bien para todos. Quizá a una persona le conviene tomar lácteos, por ejemplo, y a otra no. No hay una receta universal, sino que en función de cada una de las personalidades o constituciones, se recomienda un estilo de vida adecuado y personalizado para no enfermar. Por lo tanto, es vital conocer la constitución de cada uno para saber lo que le va bien y lo que no, en aspectos como la dieta, el ejercicio, el trabajo, etc. De esta forma se podrá mantener un estilo de vida sano y adecuado para cada uno, al tiempo que se estará haciendo prevención, indispensable para conservar la salud.

Entre otras cosas, el Ayurveda recomienda hacerse de forma regular un masaje ayurvédico para mantenerse en salud y no enfermar. Entre mi clientela, hay personas que vienen a hacerse un masaje ayurvédico cada mes para prevenir y para mantenerse saludable. Y es que, tratar una hernia discal, por ejemplo, es muy costoso y difícil de recuperar, en cambio, hacerse un masaje ayurvédico de vez en cuando, puede prevenir éste y otros problemas, ayudándonos a mantener un mejor estado de salud y bienestar.

Otro aspecto primordial para vivir en un estado de salud superior, es tener en cuenta el equilibrio de todas las áreas de nuestra vida. Por ejemplo: cuidarnos y cuidar de los demás (pareja, hijos, familia, etc.) por igual, en equilibrio, dedicando el mismo tiempo a otras áreas de nuestra vida como la profesional, el ocio, la social, intelectual, espiritual, material, etc. El resultado de tal equilibrio proporciona satisfacción personal y felicidad. Que como he dicho antes, resulta indispensable.

MASAJE AYURVÉDICO

Ayurveda es y significa “Ciencia de la Vida”. Su origen se remonta a los Vedas, hace más de 5.000 años. Es la medicina tradicional de la India y está reconocida por la OMS (Organización Mundial de la Salud) como un sistema de curación holístico.

El masaje ayurvédico es un masaje tradicional hindú, que se trabaja con aceites vegetales naturales (por ejemplo, aceite de sésamo, de coco, etc.) y/o plantas, que se calientan y se aplican generalmente a todo el cuerpo, o de forma parcial.

Antes de realizar el masaje ayurvédico, se tiene que conocer la constitución básica individual (Prakuti), mediante una entrevista, unas preguntas, la observación y la toma ayurvédica del pulso. Se escoge el aceite adecuado según el tipo de constitución Prakuti, determinada por el equilibrio y combinación de los tres Doshas: Vata, Pitta y Kapha, y el predominio de uno o dos de ellas, que son las fuerzas vitales presentes en la naturaleza química de los organismos vivos, y que resultan de la interacción de los cinco elementos: aire, éter, fuego, agua y tierra.

Los masajes ayurvédicos pueden hacerse tanto para purificar y eliminar los excesos de toxinas del organismo, como para tonificar y revitalizar el sistema orgánico y energético. Están recomendados para todo tipo de personas, sanas o con alguna enfermedad. También para embarazadas, después del parto, y para bebés (masaje infantil).

Los masajes son personalizados e incluyen la valoración de la salud y del estado de los Doshas, la aplicación de aceites base o mezclados con plantas, la acupresión de determinados puntos vitales energético llamados puntos Marma, y la atención en los Chakras.

Los puntos Marma son puntos energéticos o zonas vitales del cuerpo, donde hay una concentración de importantes tejidos vasculares, nerviosos, óseos y cartilaginosos, que hay que proteger. Por ejemplo, el punto que hay en el centro de las palmas de las manos y las plantas de los pies, el corazón, el punto Stapani, que está en el entrecejo, etc.

El masaje ayurvédico se puede complementar con el tratamiento Shirodhara, que consiste en aplicar un flujo de aceite tibio en el punto Stapani, de forma fija y continua durante unos minutos, para calmar la mente.

Los beneficios del masaje ayurvédico, llamado Abhanyanga, y que significa “de todo el cuerpo”, actúan a nivel físico, mental, emocional, energético y espiritual.

Nivel físico:

Ayuda a que los sistemas del cuerpo estén en orden (sistemas circulatorio, respiratorio, nervioso, inmunológico, endocrino, etc.), alivia la fatiga y las tensiones, disminuye el dolor, aumenta el tono muscular, revitaliza y ayuda a ralentizar la degeneración celular, refuerza el cabello y la piel, proporcionando una mayor luminosidad, belleza y aspecto jovial. Ayuda también a reducir el envejecimiento prematuro.

Nivel mental y emocional:

Relaja la mente, genera un patrón de respiración más profundo, mejora el sueño, reduce la ansiedad y la depresión, y aumenta la resistencia al estrés.

Nivel energético y espiritual: Se experimenta paz interior y armonía con el Cosmos, se eliminan bloqueos energéticos, se reconecta con la intuición y la creatividad, con la capacidad de autocuración, y se facilita el descubrimiento de nuestra realidad interna.

En definitiva, el masaje ayurvédico puede regalar más años a la vida, y más vida a los años, convirtiéndose en una experiencia única para cada persona. Por eso propongo que todas las personas lo conozcan y lo experimenten. Todo su cuerpo, su mente y su alma se lo agradecerán.

En mi web se recogen algunos comentarios de personas que lo han experimentado. Ahí van algunos de dichos comentarios:

C.B.: El masaje que proporciona Gemma es una terapia para el cuerpo y el espíritu. Después de recibirlo me encontré llena de energía, con fuerzas renovadas y con el firme propósito de dedicar más tiempo y esfuerzos a mejorar como persona.

A.B.: El masaje ayurvédico ha sido una experiencia muy gratificante. Es un masaje muy agradable, revitalizante y relajante, que te nutre por fuera y por dentro. ¡Para el cuerpo y para el espíritu! ¡El mejor regalo que me he hecho a mí misma! ¡Lo recomiendo a todo el mundo! ¿Cuántas cosas nos compramos y después no utilizamos? ¿Por qué queremos tantas cosas? Yo recuerdo mucho y mucho más este regalo que muchos otros supuestamente más tangibles. Es el mejor regalo para ti o para hacer a otra persona. Gracias!!!!!!!!!!!

M.M.: Masaje ayurvédico: Es una pasada... qué voy a decir... Muy lejos de lo que conocía yo como masaje. Es una limpieza tan profunda que te quita todo el cansancio acumulado, te libera de cualquier malestar o dolor muscular, ¡y es una relajación tremenda! Para mí fue como un viaje a otro mundo... Hay que probarlo, es una maravilla de verdad.

E.S.: Masaje ayurvédico: no sé bien cuál es su finalidad, pero sus efectos en mí son muy positivos y gratificantes. Tal vez, el efecto más inmediato es la relajación física y mental, pero a medida que me dejo llevar, experimenta una muy buena sintonía con mi parte más espiritual y energética, o el Yo con el que me reconozco e identifico. No es necesario decir que esto es posible, y no tengo ninguna duda, gracias a tus manos, y por qué no decirlo, a todo tu ser. Ésta es mi experiencia ayurvédica. ¡Gracias Gemma!

V.C.: Para mí, recibir un masaje ayurvédico es la oportunidad de recuperar el ritmo correcto, el tono adecuado, la mirada sobre las personas y los acontecimientos, escuchándolos, recibiendo... Es decir, romper el ritmo que las circunstancias nos imponen. Las circunstancias de un mundo cada vez más competitivo, más vacío de los valores que hacen crecer de verdad (el amor, el compromiso por el cambio hacia niveles más altos de justicia para todos, la armonía con la Naturaleza...) Cuido mi cuerpo, calmo la mente, preparo el espíritu para estar más abierto. Me siento bien. Duermo mejor. Recupero la tranquilidad. ¡Vale la pena!

¿Y qué es para mí, el masaje ayurvédico? Te lo voy a decir mediante un poema. Sólo añadiré que en cada masaje, diferente y personalizado a cada constitución, aporto además, mi propia creatividad y personalidad.

El Mensaje del Masaje: un dar y un recibir

Yo saludo a tu alma y a tu cuerpo.
Mis manos cálidas cubiertas de aceite
bailan por tu piel una danza sagrada,
al son de una melodía de Paz y Armonía,
liberando las tensiones y el dolor.
Soy conciencia en el presente,
respiramos el mismo prana,
compartimos el mismo aire,
y en nuestro interior
se produce una Transformación,
tu cuerpo se relaja,
tu mente se calma, tu esencia baila
y canta feliz, alegre y satisfecha,
disfrutando de una vida más completa,
tu bienestar es mi bienestar.
Quien recibe da, quien da recibe...
ésta es la magia de la Unidad y el resultado
de poner el corazón en TODO lo efectuado.

Gemma Herrero Sas

 

MEDICINA HOMEOPÁTICA

MANUELA CUEVAS EXPÓSITO

Consulta en Barcelona. TERAPEUTICUM GRÀCIA, C/ Matilde 2-6, entlo. 2ª - C.P. 08012
Telf. 93 368 01 03 y 629 37 67 09 E-mail: terapeuticumgracia@gmail.com Web: www.manuelacuevas.com


TITULACIONES
Licenciatura en Medicina y Cirugía: Universidad Autónoma de Barcelona (1978-1983). Máster en Biopatología de la Dona y Ginecología Preventiva: Universidad Autónoma de Barcelona (1993-1995). Diploma de postgrado en Homeopatía: Escuela de Homeopatía de México (1985-1988).Diploma de postgrado en Medicina Homeopática. Fundació Bosch i Gimpera (1993-1996). Diploma de Postgrado en Terapia Junghiana: Sociedad Española de Psicología Analítica (2002-2003). Fundación Blanquerna. Diploma de Kinesiología Básica: IGEM (2000-2001). Diploma de Formación en Electroacupuntura de Voll: Asociación Médica Española de Electroacupuntura de Voll (2003-2004). Diploma de postgrado en danzamovimientoterapia: UAB (2006-2007). Título de acreditación como médica homeópata: Colegio de Médicos de Barcelona (2006).

SECRETOS PARA UNA SALUD SUPERIOR

El ser humano ha organizado en su interior los procesos que en la tierra son los elementos naturales: tierra, aire, agua y fuego. Tener esto en cuenta es una base para darnos lo que necesitamos.

· Alimentación equilibrada, y a ser posible ecológica.

· Respirar adecuadamente y vivir o ir de vez en cuando a espacios ambientales no contaminados.

· Beber agua de calidad, de 8 a 10 vasos al día.

· Aprender a regular los tiempos de actividad y descanso.

· Practicar ejercicio físico diario.

· Desarrollar autoconsciencia sobre nuestro estado de salud, escuchando las señales que nos va dando el cuerpo.

· Encontrar nuestra dirección en la vida.

· Usar remedios naturales, no tóxicos para recuperar la salud.

La respiración

Tomar consciencia de la respiración es el primer paso para estar al tanto del bienestar corporal. La respiración debe ser profunda, abdominal y completa. Cuando nos concentramos mucho o estamos bajo estrés y tensión, automáticamente empezamos a detener la respiración o a respirar superficialmente.

El agua

El agua es un alimento verdaderamente extraordinario y esencial para la vida y el bienestar: los alimentos y los gases se transportan en el medio acuoso, los productos de desecho se expulsan, el agua regula nuestra temperatura, lubrica las articulaciones y contribuye de forma decisiva a dar estructura y forma al cuerpo mediante la rigidez que proporciona a los tejidos. No debemos esperar a sentir sed para tomar agua: la boca seca ya es deshidratación progresiva. Por ello, no hay que confiar en la sed y conviene beber regularmente por lo menos de 8 a 10 vasos a lo largo del día.

La alimentación

La dieta varía en función del estado de salud de la persona y de sus características. Para alimentarse de manera equilibrada hay que adquirir consciencia de las cualidades de cada alimento y elegirlo según nuestra necesidad. Los principios básicos serían:

· Comer sólo cuando se tiene hambre y la cantidad necesaria.

· Consumir alimentos que procedan del entorno en el que se vive y de la temporada, y que estén lo menos manipulados posibles (de cultivos ecológicos).

· Masticar mucho cada bocado para ayudar a su digestión y asimilación.

Regular actividad y reposo

Necesitamos periodos de transición y descanso entre una actividad y otra. Con ellos, el cuerpo y la mente se llenan de energía y se restablecen guiados por su propio instinto e inteligencia. Ninguna máquina tiene la capacidad de auto recuperación que tiene el cuerpo.

Tomarnos algunos minutos diariamente para la interiorización nos permite darnos cuenta de dónde se nos está escapando la energía mental, emocional o física y así poder tomar las medidas necesarias para recuperar la armonía.

Movimiento

El movimiento es la mejor manera de liberar y reciclar energía para restablecer el equilibrio. En el trabajo, segregamos hormonas que provocan estrés. Los beneficios fisiológicos del ejercicio ya son bien consabidos: las endorfinas nos alegran, el sudor nos desintoxica, quemamos calorías. La actividad física libera las hormonas, se abren nuevos capilares, se produce un proceso metabólico de alivio y se consigue descansar.

La actividad física mejora el rendimiento en otras áreas, los ejercicios de estiramiento, como el yoga o Pilates, y las técnicas de meditación con movimiento como la biodanza o el tai-chi, nos ayudan a desarrollar la conciencia de nuestros propios cuerpos y a romper la rigidez (física, mental y emocional) producida por los hábitos.

El movimiento, la consciencia, la sensibilización y la respiración, van abriendo el espacio interior a una percepción cada vez más profunda y sutil de nuestros propios procesos corporales, mentales y emocionales.

Reconocer las señales del cuerpo

La aparición de sensibilidad en una zona normalmente no “sentida”, es uno de los mecanismos que tiene el cuerpo para aumentar la consciencia y que nos empuja hacia un cambio en los hábitos de vida. El dolor nos “empuja” a cambiar. Desgraciadamente, a menudo silenciamos las protestas del cuerpo con medicamentos para eliminar el dolor o simplemente lo normalizamos y seguimos adelante. Es aquí cuando la atención y la honestidad con nosotros mismos juegan su papel.

En un momento de cansancio, malestar o dolor podemos decidir si vale la pena seguir el ritmo físico, mental o emocional que llevamos o si es necesario evaluar, hacer ajustes y tomar consciencia de los factores de salud y bienestar que todos necesitamos.

La autoestima

La autoestima es una de las bases para el autocuidado. El ser conscientes de nuestro ser interior, del sí mismo, también es una de las bases para la autoestima. Entrar en contacto con nuestro núcleo interior nos permite vernos como a un ser autónomo en potencia, con posibilidad de labrar nuestra vida y futuro. Sin olvidarnos de la interrelación con nuestro entorno, el cuidado del medio ambiente que nos rodea y la preocupación o el cuidado por los demás.

HOMEOPATÍA

Debajo de lo visible, que es la enfermedad anatomoclínica evidente, hay una disarmonía que es la verdadera enfermedad. Se manifiesta en cada uno de distinta manera; fragilidad, desvalimiento, temerosidad, inseguridad; algunas personas sienten este desequilibrio como una angustia existencial, otros como miedo a la pobreza, a la muerte, sensación de no ser queridos, etc.

La homeopatía puede ayudar a la persona a llegar a la base de esta disarmonía y a lograr su curación.

Origen de la Homeopatía

El descubridor de la Homeopatía fue el médico alemán Samuel Hahnemann (1755-1843). Un día, traduciendo un libro descubre que la China del Perú (Quina) era usada para curar las fiebres palúdicas. Pensó que para precisar el valor de este medicamento era necesario ensayar sus efectos en el hombre sano; tomó 3,24 g. dos veces al día de corteza de china pura un día tras otro, y pronto se le empiezan a producir fiebres semejantes a las palúdicas, repitió la experiencia muchas veces con sus amigos, obteniendo la confirmación de sus resultados. En este momento se produce el descubrimiento de la ley de similitud, Similia Similibus Curentur, es decir la relación ineludible que tiene que haber entre enfermedad y el remedio para que éste pueda curarla, así como la comprobación de este hecho en cualquier tiempo y lugar a través de la experimentación pura en el hombre sano.

La homeopatía es, pues, el método científico descubierto por el Dr. Samuel Hahnemann basado en principios y leyes universales y corroborado por la experimentación pura, que se aplica a la curación de las enfermedades. Se ha establecido sobre la relación de similitud que existe entre la enfermedad y el remedio “lo semejante cúrese con lo semejante”. Parte de la base de la existencia en los organismos vivos de una fuerza vital no reducible a la materia, de una energía que unifica constantemente las múltiples partes del cuerpo. La enfermedad se entiende así como un desequilibrio de esta fuerza vital global.

¿Cómo se realiza el diagnóstico homeopático?

Una parte importante en el diagnóstico homeopático es el interrogatorio sistemático para conocer las enfermedades, estados emocionales y carácter del enfermo. Se reconstruye a nivel psíquico y físico el cuadro patológico de la persona obteniendo así un cuadro global y sintético de la enfermedad y a partir de ahí se realiza un diagnóstico y pronóstico, y se organiza la terapia.

Cada enfermo padece de una forma peculiar y por tanto necesita un remedio individualizado. “No hay enfermedades sino enfermos”. La Homeopatía trata al individuo como una totalidad, considerando los aspectos vitales o dinámicos y espirituales de la enfermedad.

Cada persona hereda una predisposición a sufrir en determinada forma por su constitución y tendencias, que el médico homeópata ha de percibir y tener la posibilidad de mejorar o disminuir para procurar a su paciente el mayor bienestar; la salud.

En el diagnóstico de la enfermedad local no hay diferencias entre homeópatas y alópatas. Como cualquier médico, realiza un examen físico, palpación, auscultación, pruebas de laboratorio, radiología, ecografía, electroencefalograma, electrocardiograma, etc.

¿Qué remedios se utilizan?

Las sustancias usadas en Homeopatía son sustancias simples, obtenidas del reino vegetal, mineral y animal, y sometidas a un riguroso y escrupuloso proceso que permite extraer todo el poder medicinal de ellas. La preparación de los remedios se realiza mediante procesos de trituración, dilución y sucusión de las cepas originales. Así se obtienen dosis mínimas que no agreden al organismo sino que solamente estimulan suave, pero efectivamente, las reacciones de la fuerza curativa presente en cada persona.

¿Cómo actúan?

La naturaleza del medicamento homeopático es inmaterial, actúa en la fuerza vital, o energía encargada de mantener la armonía del organismo y de las distintas partes del mismo entre sí. La disarmonía de esa fuerza vital constituye la enfermedad. En una persona sana el medicamento homeopático la desequilibra (experimentación pura), en una enferma la equilibra. En relación a la teoría cuántica de la física, el medicamento homeopático aportaría una frecuencia vibratoria parecida a la de la enfermedad, lo que produce un fenómeno de resonancia que puede restituir la frecuencia de la salud.

¿Qué es curarse?

“Curar tiene la significación de rectificar la vix medicatrix (fuerza curativa de la Naturaleza) en su dinámica vibratoria y conseguir en el enfermo el estado de ecuanimidad que le permita cumplir su destino de trascendencia en el bien, la verdad y la belleza, atributos esenciales de la vida.” (Dr. Paschero).

Curarse es, en definitiva, la desaparición de la enfermedad orgánica que originó la consulta, la desaparición de todos los síntomas mentales y generales que mostraban la fuerza vital en desequilibrio. Que el desequilibrio interno primario se haga inadvertido, ya que nunca se extinguirá del todo porque es propio de la condición humana. Y que cambie el sentido de la vida.

Hahnemann par. 9 del Organon: “Que en el estado de salud del hombre el espíritu como Dynamis gobierna con poder ilimitado para que el espíritu dotado de razón que habita este organismo pueda utilizar este instrumento para el más elevado propósito de nuestra existencia”

La salud es la libertad de hacer lo que viene a ti en el momento para cumplir tu propósito.

¿Qué tipos de enfermedades pueden tratarse con Homeopatía?

Cualquier enfermedad es susceptible de ser tratada con Homeopatía. La curación siempre dependerá de las reservas de energía vital de que disponemos cada uno.

El tiempo que se precisa para la curación varía en cada persona. Para las enfermedades crónicas de larga evolución y que están muy arraigadas en el organismo se precisa de un tiempo largo y constancia en el tratamiento. En las enfermedades agudas, la curación es generalmente rápida. Es conveniente una vez superado el proceso agudo, efectuar un tratamiento de “fondo” en la persona para que se vaya liberando de su tendencia a enfermar.


MEDICINA TRADICIONAL CHINA

JOSÉ MIGUEL MORENO SÁNCHEZ


Consulta en Sabadell (Barcelona) Centre Terapèutic Xué C/ Passeig Plaça Major, 23, 2º - C.P.: 08201
E-mail: info@centre-terapeutic-xue.com Web:
www.centre-terapeutic-xue.com

Técnico Superior en Acupuntura y Medicina Tradicional China.

SECRETOS PARA UNA SALUD SUPERIOR

El secreto de vivir en un estado de salud superior pasa, en primera instancia, por conocernos a nosotros mismos. Cuanto más nos conozcamos, mejor preparados estaremos para crear y mantener los mecanismos necesarios para conseguir nuestro equilibrio personal.

La Medicina Tradicional China considera que la salud es un estado donde la persona en su globalidad, se encuentra en equilibrio. Vendría a ser el equivalente a lo que la OMS define como estado de bienestar físico, mental y social. La salud implica que todas estas necesidades fundamentales estén cubiertas. Pero desgraciadamente, la gran mayoría de las personas, independientemente de su lugar de nacimiento, o de su estatus social, no cumplen estos requisitos. Es fácil pensar que un país desarrollado pueda hacer frente con garantías a dichas necesidades fundamentales, y bien es cierto, que combate con eficacia ciertas enfermedades como son la desnutrición, la lepra o la tuberculosis, entre otras. Pero no es menos cierto que, producto de este mismo desarrollo, se han disparado la obesidad y los trastornos metabólicos, o el Alzheimer, entre otras muchas patologías.

Para conocernos mejor, se debe tener en cuenta ciertas consideraciones o premisas. Primero, entender que nuestro organismo o persona es un sistema. Una unidad con identidad propia. Este sistema está interaccionando con otros sistemas. Por ejemplo, una persona interacciona con otra y forman un matrimonio. Este matrimonio no deja de ser otro sistema con identidad propia. Y en sentido contrario, esta misma persona es el resultado de la interacción de otros sistemas como la interacción del conjunto de órganos, tejidos, impactos culturales, cogniciones, etc.

Segundo, que nuestro organismo o persona está en continuo movimiento. Nuestro organismo dispone de dos fuerzas internas antagónicas y compensatorias, una con tendencia al desequilibrio o entropía y otra con tendencia a reestablecer el equilibrio o homeostática. Este dinamismo es explicado por la Medicina Tradicional China como la constante interacción entre el Yin y el Yang.

Tercero, que disponemos de un sistema de alarmas internas que debemos atender, pues nos informan de un desequilibrio. Estas alarmas son provocadas, bien por el intento de reestablecer el equilibrio por parte de la fuerza homeostática, o bien por la presencia de una mayor entropía. Ejemplos de alarma pueden ser la fiebre, el dolor físico, la simple percepción de malestar al entrar a un determinado espacio, al interaccionar con cierta persona o una mancha en la piel.

Por tanto, conocernos mejor es saber reconocer y conocer el significado de todas estas alarmas, con el fin de prevenir el desequilibrio o ayudar a reestablecerlo si fuera el caso. Estas alarmas son concretas y particulares para cada persona y se requerirá un proceso de aprendizaje consciente e individual.

MEDICINA TRADICIONAL CHINA

La historia de la Medicina China tiene su origen miles de años antes de Cristo y llega a su madurez cientos de años antes. Su manera particular de entender la salud y la enfermedad, hace que la Medicina China haya perdurado hasta nuestros días.

La UNESCO ha reconocido a la acupuntura y la moxibustión como Patrimonio de la Humanidad. La acupuntura, la moxibustión, el tuina y otras técnicas englobadas en la Medicina Tradicional China, tienen cada vez más prestigio y presencia en nuestra sociedad, si se considera que cada vez hay mayor número de personas que acuden a centros especializados en ella. También hay numerosos estudios científicos que demuestran la eficacia de sus tratamientos. Pero aún así, La Medicina China debe convivir subyugada a la medicina alopática y, en general, debe hacerlo en inferioridad de condiciones, ya que ni dispone de los mismos recursos económicos, ni de la misma disposición para su práctica.

Esta concepción, sin embargo, no es nueva para la Medicina Tradicional China, pues ya en el siglo XVI, se introdujo en países como Francia, Alemania, Inglaterra e Italia, y aunque tuvo mayor o menor incidencia dependiendo del lugar, siempre lo hizo desde una posición secundaria o incluso marginal. Sea como fuere, La Medicina Tradicional China ha sobrevivido todos los envites a lo largo de los años, producto de las corrientes políticas del momento.

Es en 1958 cuando la República Popular China consigue dar forma a un compendio de técnicas bajo un marco teórico. A partir de entonces es cuando podemos hablar propiamente de Medicina Tradicional China.
Anteriormente existían técnicas que surgieron en contextos y momentos diferentes, y que incluso cuando coincidieron, fueron hasta rivales. Por poner un caso, se sabe que la acupuntura disponía de menos caché que la fitoterapia, y era motivo de desprestigio por los médicos conocedores de las propiedades curativas de las plantas. De la misma manera que hubo un establecimiento en cuanto a las técnicas válidas para definir la Medicina Tradicional China, también se creó un marco teórico basado en el rescate de diferentes líneas de pensamiento que tuvieron lugar en el curso de la historia de China.

Esta unificación, y por tanto el surgimiento de la Medicina Tradicional China, tal y como la concebimos actualmente, tiene como objetivo por una parte, crear un plan formativo que se pudiera transmitir de manera formal a los futuros profesionales de la medicina china, y por otra, disponer de un producto comprensible para introducirse en Occidente. Debemos reconocer no obstante, que los conocimientos acumulados a través de los años de la historia de la medicina china, comparados con los que han quedado plasmados bajo la cuña de la Medicina Tradicional China, divergen en ocasiones, siendo en algún caso incompletos, e incluso contradictorios.

El marco teórico de la Medicina Tradicional China contempla los siguientes conceptos básicos:

· La teoría del Yin y del Yang.

· La teoría de los cinco elementos.

· Las funciones del Qi, la sangre, la esencia y los fluidos corporales, y la relación entre ellos.

· Las manifestaciones de los Zang-Fu: fisiológicas y patológicas.

· La teoría de los Meridianos: distribución y funciones.

El proceso de evaluación en Medicina Tradicional China tiene como objetivo llegar a un diagnóstico, determinar el tratamiento y valorar los resultados.

Los datos se recogen a través de herramientas como la observación, la auscultación y olfacción, la entrevista o interrogatorio, y la palpación. En esta fase se consideran aspectos tanto orgánicos como psicológicos y emocionales. Tras la recogida de información se obtiene un conjunto de signos o síntomas y a partir de estas manifestaciones se crea una imagen íntegra que actúa como patrón patológico (aquí reside la gran diferencia con la medicina occidental). Los síntomas o signos no tienen validez por sí solos, sino por la relación existente entre ellos, por tanto no tiene sentido analizar y actuar de manera particular sobre cada uno de ellos, intentando contrarrestarlos sin más como hace la medicina alopática, sino que más bien se trata de reflexionar y comprender el conjunto de todas las manifestaciones que dan lugar a el patrón patológico específico de cada paciente en particular. A esta fase del proceso es la que se denomina “identificación de síndromes”. A su vez, se debe considerar el carácter universal de la identificación de síndromes. Póngase el ejemplo de una cefalea cuya diferenciación de síndromes sea por “bloqueo de Qi de Hígado” y una infertilidad con el mismo síndrome, el principio terapéutico será el mismo: “desbloquear el Qi de Hígado”, y por consiguiente, en ambos casos el tratamiento puede compartir múltiples similitudes. De la misma manera, una cefalea por “ascenso de Yang de Hígado” y una cefalea por “insuficiencia de Sangre”, aún tratándose de la “misma etiqueta” el tratamiento se diferenciará considerablemente.

Una vez identificado el síndrome, la Medicina Tradicional China indaga sobre la posible causa de la enfermedad y se formulan hipótesis, mediante el método inductivo que va de lo particular a lo general, hasta llegar a un diagnóstico.
En resumen, la identificación de síndromes permite conocer las características de la enfermedad, conocer su localización, establecer los principios terapéuticos y pronosticar.

Las técnicas utilizadas en la Medicina Tradicional China son la acupuntura, la moxibustión, el tuina, la fitoterapia y el Qi-gong. Y aunque hay toda una serie de otras técnicas, son más bien consideradas como complementarias o variantes de las anteriores, entre ellas destacan la auriculoacupuntura, las ventosas, la microsangradura, la acupuntura intradérmica o la dieta.

El ámbito de aplicación de la Medicina Tradicional China es enormemente amplio. Se debe romper con el tópico de que son un conjunto de técnicas válidas para tratar sobrepeso, dejar de fumar y/o darle la vuelta al feto en caso de que venga de nalgas. La Medicina Tradicional China contempla mucho más. A modo de orientación, expongo algunas de las patologías tratadas con asiduidad y cuyos resultados han sido satisfactorios. Insisto, por si no ha quedado todavía claro, que la importancia del tratamiento está en la diferenciación de síndromes y no en la denominación o en la clasificación de la enfermedad, y que esta presentación no es más que para facilitar la comprensión del lector.

· Medicina Interna: asma, disnea, palpitaciones, insomnio, gastralgia, disentería, estreñimiento, vómito, diabetes, epistaxis, edema, cefalea, vértigo y mareo, disuria, cistitis, dolor en general, etc.

· Traumatología: algias de la columna, hombro, rodillas y tobillos, ciática, túnel carpiano, epicondilitis, esguinces, contracturas, artrosis, etc.

· Pediatría: tos, asma, diarrea, abdomialgia, parasitosis intestinal, enuresis, llanto nocturno, hiperactividad, etc.

· Ginecología: irregularidades con la menstruación, dismenorrea, cefalea durante el periodo, síndrome premenopáusico, esterilidad, prurito genital, etc.

· Dermatología: Herpes simple, herpes zóster, verruga, eccema, prurito, psoriasis, acné, etc.

· Oftalmología y ORL: conjuntivitis, otitis media, síndrome de Meniere, acúfenos, rinitis, sinusitis, etc.

Actualmente, la Medicina Tradicional China en España no está reconocida de forma oficial. Navega entre el esfuerzo de escuelas académicas en Medicina Tradicional China, que pretenden formar a futuros profesionales, o asociaciones que luchan por la divulgación y reconocimiento de esta sabiduría curativa, y la falta de reconocimiento dentro de un contexto político-sanitario. Y aunque se han formado grupos de trabajo donde coinciden expertos en MTC y miembros del Ministerio de Sanidad, con la intención de poner las bases a una posible regulación, todavía queda un largo camino por recorrer. Sin embargo, me gustaría concluir mi intervención aportando una dosis de optimismo, más cuandoen nuestro país de referencia, China, ha salido oficialmente a la luz, la noticia sobre el informe de una investigación, la primera a nivel nacional desde la fundación de la República China, que revela entre otros datos, que el 60% de los establecimientos sanitarios de China cuentan con el servicio de la Medicina Tradicional China, que el número de consultas se acerca a los 700 millones de personas, y que el gobierno ha aumentado la inversión en 4212 millones de yuanes para cubrir los servicios de unos aproximadamente 2000 hospitales.

 

NATUROPATÍA

JOSEP MASDEU BRUFAL 

Consulta en Reus (Tarragona). Sólo realiza visita domiciliaria. Telf. 659326837
E-mail: naturopatamasdeu@gmail.com Web: www.naturopatia.biomanantial.com

Naturópata diplomado. Especialista en Masaje. Afiliado a FENACO, socio colaborador de FEMA. Divulgador y articulista en diversos blogs relacionados con la vida y salud natural. Asesor de salud en la web de Biomanantial.

SECRETOS PARA UNA SALUD SUPERIOR

Vivo mi profesión con total intensidad e ilusión, siendo los masajes mi gran especialidad. En el tiempo que llevo palpando cuerpos, he ido descubriendo los mensajes que la vida deja grabados en ellos, los cuales, pueden ser interpretados cuando existe una buena sintonía entre cliente y terapeuta. Entonces, el masaje actúa liberando al cuerpo de los bloqueos energéticos, que son los que realmente provocan muchos de los desórdenes personales. Incluso en personas postradas, sin capacidad aparente de reacción física o mental, si aceptan el masaje y sus cuerpos se aflojan, aunque sólo sea por unos instantes, se produce una conversación interna a la vez que intensa con ellos, que en muchas ocasiones aporta resultados positivos y satisfactorios.

Hay personas que con una simple manipulación, consiguen recuperar el fluido energético recobrando la vitalidad y el bienestar necesario. Otras, sin embargo, necesitan liberar estos bloqueos con ayuda de otros métodos. Uno de ellos es la palabra, ya que un diálogo puede ser también el primer paso para un desbloqueo energético del cuerpo. Así, a quien acepta este diálogo positivo, le informo, oriento y realizo un seguimiento para corregir los hábitos y formas de actuación personales y familiares erróneos, consiguiendo una prevención natural y un estilo de vida más saludable, en lugar de actuar solamente sobre síntomas existentes, ya que así se trabaja la corrección de las causas que los provocan, mejorando consecuentemente su estado, y favoreciendo que no vuelvan a reproducirse.

Hay que tener en cuenta que tenemos una importante insuficiencia educativa en el área de la salud. Este desconocimiento generalizado favorece la existencia de hábitos insanos, generadores de muchísimas enfermedades. Por eso, todos los esfuerzos que se hagan para divulgar la salud natural, serán siempre pocos.

Los comentarios que recibo en mis blogs, y en los medios relacionados con la vida y salud natural con los que colaboro, son un estímulo personal y a la vez, una confirmación de que la gente acepta y comparte estas ideas, deseando adaptarlas a sus hábitos de vida, para mejorar su salud. También se está haciendo patente la necesidad de cambio de la sociedad, cada vez más consciente del respeto y la importancia del medio ambiente, que reclama la normalización de hábitos y costumbres más respetuosas con el planeta y con el propio ser humano.

Bajo mi punto de vista, y a tenor de mi experiencia, una salud superior se puede conseguir cuando la persona y su entorno más inmediato viven en completa armonía y diálogo, siguiendo un estilo de vida natural y equilibrado, y corrigiendo con medios naturales, físicos, energéticos, mentales o espirituales, las causas que provocan sus desequilibrios y bloqueos, cuando estos se producen.

NATUROPATÍA

“Hay que buscar en nuestra forma de ser el estado de nuestra salud”

Se tiene conocimiento de la existencia de unas personas consideradas divinas que en el siglo IX a.C curaban por medio de masajes, hidroterapia y fitoterapia. En la antigua Grecia, las tesis de Hipócrates cambiaron las ideas que atribuían a los dioses los fenómenos producidos en el cuerpo humano, enseñando que estos obedecían a la energía y a las leyes de la Naturaleza. Fue Hipócrates también, quien promovió que la salud dependía de la dieta y otros aspectos de la vida personal, como su entorno, trabajo, costumbres sociales, estados de ánimo, ejercicio, reposo, evacuaciones intestinales...

En la India, a través del yoga, masajes, ayunos, purgas, depuraciones y la revitalización, estaban familiarizados con la tradición médica ayurvédica. En China, el criterio de salud se fundamentaría en el Tao, que se basa en el arte de vivir acorde con lo natural. Todas estas culturas creen en los principios naturales según los cuales, la persona debe ser considerada como un conjunto, cuerpo, mente y espíritu, que obedece a las leyes de la Naturaleza, incluyendo la alimentación, el ejercicio y la respiración.

El alemán Benedict Lust fue quien utilizó por vez primera el término naturopatía dentro de un marco teórico propio. En el año 1902, fundó en Nueva York “The American School of Naturophaty”. En ella se enseñaba el uso de remedios naturales, hábitos alimenticios saludables y una higiene adecuada, para conservar y mejorar la salud. Fue en ese momento cuando aparecieron por vez primera los principios de una dieta sana, incluyendo el consumo de fibra y la disminución de grasas saturadas. No obstante, la filosofía naturopática, pensada como sistema natural de salud, ha existido siempre. Al principio, el hombre hacía uso de ella de forma espontánea, introduciéndola inconscientemente en su vida cotidiana, simplemente frotándose con las manos una parte dolorida del cuerpo o aprendiendo a distinguir las hierbas que aliviaban ciertas molestias, tomando la Naturaleza como aliada y como ejemplo de equilibrio y regularidad, cosa que incluso muchos animales, de forma totalmente instintiva, también realizan.

La naturopatía, y con ello el naturópata, promueve la recuperación de la salud utilizando métodos y medios naturales, siguiendo unas simples pautas que nos mantienen sanos al buscar la armonía con nosotros mismos, la Naturaleza y la sociedad. Promueve, por tanto, una filosofía y una forma de vida más acorde con la Naturaleza, lo que convierte a los naturópatas en educadores de la salud.

Suele definirse la naturopatía como la ciencia de la salud que estudia las propiedades y las aplicaciones de los agentes naturales, con el objetivo de mantener y recuperar la salud, mediante la selección y la utilización de estos elementos inocuos que la Naturaleza nos ofrece, y desechando aquellos que son perjudiciales. Es, por tanto, un método científico natural, empírico y racional, sin complicaciones ni definiciones difíciles de comprender. Un sistema complementario a la medicina tradicional, útil para aquellas personas que no quieren los medicamentos, por la abundancia de sustancias químicas que contienen y por los efectos secundarios que causan. No obstante, los naturópatas, a pesar de aplicar sus amplios conocimientos para conseguir un mejor estado de salud y bienestar, no pueden ser considerados médicos, aunque hay médicos que también son naturópatas. Estas especiales condiciones bajo las que se mueve la naturopatía en la actualidad, no evitan que a veces se produzcan confusiones o conflictos interprofesionales. Por ello, se han establecido terminologías y objetivos propios para ayudar a evitar que se confunda con otras ciencias o disciplinas.

Dentro de este reagrupamiento semántico y metodológico, en la naturopatía se utiliza el método natural aplicado en el campo de la salud (no en el de la medicina), bajo una perspectiva no clínica. Se utilizan estímulos naturales (agua, sol, tierra y aire), alimentos naturales (trofología, alimentación natural...), el sonido, los colores, la escritura, los aromas, las plantas, las energías electromagnéticas, cósmicas y personales, las técnicas psicofísicas individuales (biorrespiración, relajación...), las manos (quiromasaje, kinesiología...), bioelementos y nutrientes (oligoelementos, sustancias naturales activadas, sales minerales, vitaminas...).

La naturopatía afirma que las infecciones difícilmente se producen en un cuerpo bien cuidado, y si la enfermedad se presenta, debemos dejar que se manifiesten los síntomas antes que reprimirlos, ya que ésta es la forma en que el cuerpo se defiende para recuperar el equilibrio y la salud. En este contexto, podemos recordar el aforismo de Hipócrates que dice “Donde hay salud, no hay enfermedad”. También se atribuye a Pasteur la mítica frase de: “El microbio no es nada, el terreno lo es todo”.

Bajo esta perspectiva, se utilizan los medios naturales para ayudar al cuerpo a eliminar las sustancias extrañas y perjudiciales acumuladas, desechos, toxinas, venenos, células dañadas, etc., aportando además, sustancias útiles y sanas como vitaminas, minerales, nutrientes, plantas, etc., con el objetivo de estimular a las fuerzas autocurativas que posee nuestro organismo.

Pero estos consejos sólo serán de utilidad si el consultante los acepta y los lleva a cabo, ya que de nada sirve hacer ejercicios de respiración y seguir fumando, consumir muchas verduras pero cocinarlas artificialmente, o querer ser felices sin creer efectivamente que podemos serlo.

La naturopatía se fundamenta en tres pilares, que son la alimentación, el cuerpo y la mente, pero dentro de su perspectiva holística y global, se pueden utilizar distintas técnicas naturales, siendo las principales y más conocidas, las siguientes:

· Alimentos. Una alimentación desequilibrada provoca la pérdida de la salud. Se asesora, aconseja y educa sobre la alimentación como principio de salud. Se promueve el consumo de alimentos naturales, que no han sido tratados o alterados, ni química ni genéticamente. A veces son necesarios complementos alimenticios u oligoelementos para ayudar a corregir ciertos problemas, pasando a llamarse “alimentos funcionales”. También se recomiendan tratamientos de desintoxicación como una forma de recuperar la salud. Es conocidísimo el aforismo hipocrático que dice: “Que tu alimento sea tu medicina, y que tu medicina sea tu alimento”.

· Fitocomplementos. Se suelen utilizar plantas y hierbas, o productos basados en ellas, fáciles de encontrar en herbolarios, clasificados como productos alimenticios por la industria herbodietética.

· Técnicas manuales. Se pueden utilizar técnicas de trabajo manual como los masajes, ejercicio físico y determinados procedimientos físicos específicos como la corrección postural, quiropráctica, kinesiología, quiromasaje, reflexología, digitopuntura, drenaje linfático, etc.

· Técnicas físicas. Mediante la aplicación de los cuatro elementos: agua, sol, tierra y aire. La talasoterapia, la helioterapia, la geoterapia o la fangoterapia, son técnicas tradicionalmente reconocidas.

· Técnicas sensoriales. Se pueden emplear la música, el color, los aromas.

· Técnicas mentales y psicofísicas. Se aconsejan prácticas como la relajación, técnicas de respiración, pensamiento positivo o visualización creativa, para recuperar el optimismo, la paz mental, la seguridad y la creatividad, mejorando las funciones cerebrales.

· Técnicas bioenergéticas. Están cada vez más en boga el estudio y la aplicación de los campos energéticos que cada persona posee de forma individual, y los existentes en la Naturaleza.

La naturopatía no es pues, un método de aplicación de “remedios” naturales “contra” enfermedades, sino una forma de pensar y vivir la vida, con hábitos naturales, sanos y equilibrados. Una experiencia muy recomendable.